La poesía es un lugar donde la locura tiene sentido: Javier Moro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 02 de Junio, 2018

La poesía es un lugar donde la locura tiene sentido: Javier Moro

El escritor y gestor cultural dice que su libro Mareas, tiene que ver con el desgarramiento interno y sobre cómo te reestructuras cuando hay un quiebre en la vida

La poesía es un lugar donde la locura tiene sentido: Javier Moro | La Crónica de Hoy
Javier Moro Hernández también es autor de Los hipopótamos de Pablo Escobar.

Aunque su acta de nacimiento dice que nació en Bucaramanga, Colombia, en 1976, Javier Moro Hernández es un escritor mexicano que ha hecho de la Ciudad de México el espacio de su trabajo creativo. Fue coordinador de los recitales de poesía Chilango-Andaluz, del Gabinete Salvaje y de Noches de Poesía y Artes. Moro Hernández trabaja con la palabra como si fuera un ágora de discusión sobre los más diversos temas. Quien estudiara Comunicación en la UAM Xochimilco charló sobre su concepto de lo poético y sobre sus dos libros publicados hasta hoy.  

— Eres gestor cultural y periodista. Pero también has coordinado festivales y recitales de poesía. ¿Qué es la poesía para ti?

— La poesía es encuentro, es iluminación, es una necesidad y un espacio en donde puedo analizar ideas y sentimientos, en donde puedo perderme y encontrarme en las palabras. La poesía es un símbolo de creación, reflexión y recogimiento. Un lugar en donde la locura encuentra sentido. Un lugar en donde el torrente de ideas y diálogos, a veces caótico, encuentra una narrativa. La poesía es un espacio en donde las palabras le dan un sentido a estas ideas que están embrolladas en la cabeza. La poesía es esperanza porque es un espacio privado que se puede convertir en un espacio abierto para otras personas y ese es el sentido más importante que le doy a la poesía en el siglo XXI.

— En 2013 la editorial Abismos publicó tu primer libro, Mareas, en el que encuentro a un personaje citadino que busca encontrarse por medio de las palabras. ¿Qué fue este poemario para ti?

— Cuando escribí Mareas tenía en mente una serie de poemas de Jorge Posadas y Anuar Zúñiga y pensé en la necesidad de hablar desde lo más profundo, desde la intimidad del ser. El libro es una serie de poemas que me permitieron retratar el proceso psíquico y anímico de un personaje con el que me identificaba en ese momento; éste tiene que ver con el desgarramiento interno, sobre el proceso de tratar de entender cómo te reestructuras cuando hay un quiebre en la vida, cuando hay una separación, por ejemplo. En este poemario, el efecto que buscaba era el de entrar en la intimidad de este sujeto a través de sus sentimientos, a través de sus pérdidas y desde ahí intentar observar el dolor.

— En tu segundo libro hay una especie de ambiente en crisis, de estado de guerra en donde ocurren absurdos provocados por la misma humanidad, hechos que pueden pasar en Colombia o en México. ¿Qué efecto quisiste provocar en este poemario?

En el caso de Los hipopótamos de Pablo Escobar (Deleátur, 2016) el ritmo surge a partir de la sensación de persecución que se generó hacia estos animales, que a mí me pareció producto de la locura humana. Los hipopótamos en este caso fueron víctimas de la locura de un capo del narcotráfico, Pablo Escobar, que decidió llevarlos a su casa en Colombia y que los convirtió en trofeos. Pero después, cuando éstos se escaparon de ese hábitat ficticio en donde estaban, ahí comenzaron a ser perseguidos como delincuentes, como si ellos fueran los culpables de los crímenes de quien los llevó a ese lugar, como si en ellos recayeran los males de toda la sociedad colombiana. El ritmo surge de esta idea de perseguirlos, de acosarlos. En el poema quería convertir a los hipopótamos en símbolos de la locura y la barbarie en la que vivimos actualmente, al menos en América Latina.

— ¿A qué jóvenes poetas estás leyendo ahora y por qué, Javier?

Admiro a muchos poetas jóvenes a quienes he leído y escuchado. Está Jorge Posadas, Carlos Atl, Cynthia Franco, Rocío Cerón, a quienes admiro y me encuentro en sus poemas. También en lo que escriben Karen Villeda y Alejandro Tarrab, todos ellos son escritores diversos, muy distintos, con poéticas distintas con quienes puedes dialogar a través de sus palabras.

Imprimir