Ataque a trenes; cuatro entidades en jaque y con riesgo de accidentes químicos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 04 de Junio, 2018

Ataque a trenes; cuatro entidades en jaque y con riesgo de accidentes químicos

El derrame de un cargamento de cloro podría provocar intoxicaciones en poblaciones a más de un kilómetro de distancia

Ataque a trenes; cuatro entidades en jaque y con riesgo de accidentes químicos | La Crónica de Hoy

El robo a ferrocarriles va a la alza en el país, aunque este delito se focaliza sobre todo en los estados de Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro, que concentran casi el 50 por ciento de la incidencia de este delito a nivel nacional según la tendencia que se ha observado, donde además del daño a la industria también se pone en riesgo a comunidades aledañas por los productos tóxicos que se transportan.   

Desde finales de 2017, se ha presentado un aumento sostenido de reportes de robo a los ­ferrocarriles.  

Tan sólo en el primer trimestre ocurrieron 125 en todo el país,  y en el último trimestre se registraron 720, un crecimiento de 476 por ciento.  Esos primeros tres meses de 2017, en ­Veracruz sólo se contabilizaron 4 ­casos de robo a tren, mientras que para el segundo trimestre, se reportaron 105; en el tercero, 91, y en el cuarto 105, alcanzando un total de 276 hurtos.

En Puebla se acumularon 230; Guanajuato reportó 196 casos, y en Querétaro, 122 ­robos, según explica un punto de acuerdo que se presentó en la Comisión Permanente. 

La  Tercera Comisión de Trabajo: Hacienda,  Comunicaciones y Obras Públicas, de la ­Permanente,  a través de su secretario, Ricardo David García Portilla, advierte que  las afectaciones que involucran directamente al ferrocarril, subieron casi un 20 por ciento durante el último ­trimestre de 2017, mientras que a nivel de vía se acrecentaron más del 65 por ciento. 

DAÑOS. El  sector ferroviario del país, señaló, representa un importante motor de la economía nacional. Entre 1995 y 2015, el ferrocarril pasó de movilizar 37 mil 600 millones de toneladas de carga a 84 mil 451 millones, lo cual lo coloca en octavo lugar a nivel mundial, en carga movilizada.

Pero en los últimos meses ha habido un  repunte en la incidencia de robo a trenes lo que provocado importantes afectaciones para el desarrollo económico del país, en virtud de que detiene las operaciones en plantas industriales y puertos, pues no llegan insumos y no pueden salir productos.  

Pero lo peor, advierte, es que este  delito no sólo representa un daño grave a la actividad productiva  sino que significa un riesgo para la seguridad de las comunidades enclavadas en las inmediaciones de las rutas del tren, porque también se transportan productos ­tóxicos.

“El  descarrilamiento de un ferrocarril que lleva cloro, puede provocar la contaminación de la atmósfera hasta en un radio de un kilómetro”, alerta.

Entre la población aledaña a ciertas tramos de ferrocarril en Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro  comienzan a ser alarmantes los constantes descarrilamientos,  pues los trenes transportan diferentes cargas, como sustancias químicas que pueden afectar a los habitantes en caso de derramarse, e incluso están expuestas las zonas de cultivo y manantiales que pudieron haber sido contaminados.

Según la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario, el tren lleva a varios destinos­ ­granos como arroz, maíz, trigo y cebada, gasolinas, solventes, desechos industriales, acetonas, cloro y otras sustancias.

Y es que las bandas de asaltantes ignoran los riesgos que implica descarrilar los vagones, persiguiendo únicamente su ­objetivo para robar la mercancía que les interesa; sin embargo, son diferentes los productos y sustancias que se mueven a través del ferrocarril.

De  acuerdo con las autoridades uno de los modus operandi de los grupos del crimen organizado para robar los trenes, consiste en emplear a niños y personas de la tercera edad para sabotear las vías del ferrocarril y­ ­provocar los descarrilamientos.

Además, los pobladores colocan y cuidan los obstáculos en las vías, tales como piedras o ­barricadas, y participan en los saqueos, para llevar lo hurtado a camionetas ubicadas a las ­orillas de las vías y, posteriormente, a distintas bodegas.

Conforme a Ferromex y Ferrosur, otro método es aflojar y engrasar las vías del tren, que fue lo que provocó el descarrilamiento de cinco trenes entre finales de abril y la primera quincena de mayo pasado.

Por ello, el diputado  priista  planteó exhortar a los gobiernos de Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro para que, en el ámbito de sus atribuciones y de manera coordinada, establezcan protocolos de seguridad para prevenir y combatir el robo y descarrilamiento de trenes, en virtud del incremento exponencial de estos hechos delictivos.

“Es necesario que Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro fortalezcan los mecanismos para que el crimen organizado no utilice a pobladores de comunidades aledañas a la infraestructura ferroviaria para llevar a cabo hechos delictivos en contra de ­este transporte de carga”, demandó el también secretario de la comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de San Lázaro.

Imprimir