Nacional

Niños migrantes desamparados por autoridades

Aproximadamente 120 mil menores no acompañados han llegado a territorio mexicano en los últimos tres años, pero sólo se ha dado refugio a 721.

Captados por el crimen organizado, sin futuro promisorio, los niños migrantes enfrentan no sólo el desamparo familiar, sino el de las autoridades.

En los últimos tres años, aproximadamente 120 mil menores no acompañados han llegado a territorio mexicano, pero sólo se les ha dado refugio a 721.

Eunice Rendón, coordinadora de la organización civil Agenda Migrante, señaló que en 2014 unos 60 mil menores de edad no acompañados por algún adulto llegaron a Estados Unidos para encontrarse con sus padres y huyendo de los altos niveles de  violencia, procedentes principalmente de Honduras y El Salvador.

La especialista en temas de migración señaló que el tema de los menos migrantes no acompañados no es nuevo, pero se ha agudizado en la administración de Donald Trump por diferentes motivos y decisiones que el mandatario norteamericano ha tomado.

De 2015 a 2017, abundó la activista, México absorbió parte importante del problema, sin estar listo, ya que no tiene albergues adecuados.

“No hay albergues, el tránsito (de menores) es altísimo, no se respetan los derechos humanos, todo esto hace muy complejo el tema, pero se recrudece porque hoy en Estados Unidos se criminaliza a los padres de estos menores”, destacó Rendón.

Las medidas antiinmigrantes, como la reciente en la que se pretende tomar las huellas dactilares de los padres que pretendan reclamar la custodia de los niños que entren ilegalmente a Estados Unidos sin el acompañamiento de un adulto, “dificultará que los padres recojan a sus hijos por miedo, porque están indocumentados”.

Destacó que en la atención a menores migrantes en Estados Unidos, se han presentado graves irregularidades y recordó el escándalo suscitado en 2017, cuando de los siete mil 635 niños detenidos que fueron entregados a familias sustitutas, de mil 475 se perdió el rastro.

“El Departamento de Salud hace un análisis de las familias junto con el Departamento de Refugio  y dan esos niños a patrocinadores que se encargan de mantener a los niños, son las familias sustitutas.

“Pero encontraron el caso de ocho menores que habían sido dados a traficantes de personas y otro tema  que encontraron es que a la hora de dar seguimiento al lugar de origen de estos niños detectaron que 52 de ellos habían huido de las casas donde se habían quedado, probablemente porque fueron a buscar a sus verdaderos papás”, refirió Rendón.

A esto se añade que las familias son divididas, “y se han visto más casos de gente que cuando tratan de pasar, a la madre la deportan  por una frontera y al hijo por otra frontera, para darles una lección”.

El problema para México cada vez es mayor, pues los menores que no pasan hacia el norte se quedan y no hay espacios adecuados para albergarlos.

“No tenemos la capacidad ni los recursos ni programas para atender un tema de integración de esos menores que se quedan, y las instalaciones migratorias tampoco son las adecuadas.

En ese transito, abundó Rendón, muchas veces los menores se escapan de los centros migratorios y el crimen organizado en algunas zonas de tránsito, principalmente Tamaulipas, los capta para que hagan algunas labores de halconeo.

También los traficantes de personas los reclutan para que los ayudan en el cruce de cosas o personas.

“En el tráfico de personas hay alrededor de entre 70 y cien niños en tres puntos fronterizos  que de manera constante van y vienen traficando personas”, indicó.

La autoridad debe dar seguimiento puntual de todos estos niños para evitar que sigan en riesgo criminal, señaló Rendón.

Lamentó que la autoridad migratoria no tenga la capacidad para atender y evitar la captación de los menores por parte del crimen organizado.

“No ha habido esa prioridad y además  a veces los recursos no son suficientes”, expresó.

Imprimir