El voto útil - Isidro H. Cisneros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 04 de Junio, 2018
El voto útil | La Crónica de Hoy

El voto útil

Isidro H. Cisneros

Las elecciones son un sistema de investidura para los cargos públicos y la expresión del voto es el momento culminante del proceso electoral. La determinación de quienes ocuparán las posiciones de representación y gobierno en los diferentes niveles del sistema político es producto de un escrutinio popular que arroja ganadores indiscutibles. Pero cuando las campañas electorales se encuentran en un punto de clara polarización política entre dos bloques contrapuestos, y resulta un hecho incontrovertible que el resto de las opciones en competencia no contarán con los votos suficientes para triunfar, entonces los actores políticos que encabezan las preferencias electorales solicitan el voto útil, a partir de la convicción de que un sufragio es inútil cuando no tiene ningún efecto real y significativo en la configuración del orden político. En las democracias de elección directa como la mexicana, el llamado al voto útil pretende que el sufragio tenga efectos concretos sobre los resultados finales de la elección.

Se le denomina voto útil o sufragio transferible porque representa un desplazamiento político desde otra opción electoral sin posibilidades de triunfo. La convocatoria al voto útil es importante en sistemas como el nuestro donde no existe la segunda vuelta electoral que permite descartar a los candidatos que no alcanzan un cierto porcentaje en las preferencias ciudadanas durante la primera vuelta. De tal manera que en la segunda ronda de votación, ya depurada de candidatos y partidos sin el mínimo necesario, los votantes eligen a quienes detentarán los cargos en disputa, dotándolos de un robusto consenso y amplia legitimidad por el volumen de sufragios obtenidos. Consecuentemente, el voto útil representa la posibilidad de provocar nuevos realineamientos en las preferencias políticas.

El voto tiene una dimensión jurídica cuando se expresa como un derecho del ciudadano. También tiene una dimensión política cuando advertimos sus consecuencias sobre la calidad de la representación, la gobernabilidad y el desarrollo de los sistemas de partido. Sin embargo, el sufragio tiene, además, una dimensión sociológica que se refiere a la construcción de las definiciones que llevan al ciudadano a decidir el sentido de su voto. Es en este ámbito donde se configura el voto útil. La contienda democrática representa un ejercicio saludable para la República. Los procesos electorales son tiempos de libertad, de participación y búsqueda de nuevas opciones que fortalezcan la convivencia democrática. En las elecciones se pone en juego el destino de un pueblo y no sólo el triunfo de un determinado candidato o partido. Se decide por una forma de vida y se trata de encontrar solución a los intereses en conflicto por medio de la legitimidad que otorga el sufragio popular.

El voto transferible se opone al voto duro o corporativo y su distribución final incidirá en la conformación del grupo gobernante. El sufragio es producto de un proceso político y su agregación tiene consecuencias sobre los resultados de la elección porque define quién gobernará para todos, y al mismo tiempo, quien no gobernará pasando a integrar la nueva oposición. La jornada electoral que se llevará a cabo en 27 días permitirá la reconfiguración de los equilibrios del poder y de aquí la necesidad de un voto razonado, útil y efectivo a través del cual los ciudadanos manifiesten su voluntad.

Correo: isidroh.cisneros@gmail.com

Twitter: @isidrohcisneros

Página electrónica: agitadoresdeideas.com

Imprimir

Comentarios