Bayer compra Monsanto por 63 mil mdd, la más costosa operación en la historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 04 de Junio, 2018

Bayer compra Monsanto por 63 mil mdd, la más costosa operación en la historia

En México, la Cofece condiciona concentración entre Bayer y Monsanto.

Bayer compra Monsanto por 63 mil mdd, la más costosa operación en la historia | La Crónica de Hoy
Foto: Archivo

El gigante alemán de productos farmaceuticos Bayer compró la empresa estadunidense Monsanto, por un estimado en 63 mil millones de dólares (unos 50 mil millones de euros), la adquisición extranjera más grande jamás realizada por una empresa alemana.

Bayer, que anunció que, tras la compra, desaparecerá el nombre de la marca de Monsanto, es ahora el mayor proveedor mundial de productos y semillas para la protección de cultivos.

No obstante, ha sido una adquisición controvertida que finalmente ha sido aprobada por las autoridades alemanas.

Hasta el próximo jueves 7 de junio se terminarán de ultimar los detalles de la compra para que el grupo alemán pase a ser el único propietario del grupo estadunidense, dedicada a la producción de semillas y fertilizantes.

La junta del gigante alemán había aprobado ayer la venta de 74.6 millones de acciones, con miras a aumentar el efectivo para completar la prevista adquisición de la empresa estadunidense.

Para conseguir la aprobación de Estados Unidos, Bayer se comprometió a desprenderse de ciertas divisiones de negocios por casi nueve mil millones de dólares.

En este sentido, parte de las condiciones de esta transacción es que Bayer debe entregar todo su negocio de semillas a la también alemana BASF.

Al margen del negocio de las semillas, la empresa de Leverkusen también le vende a la de Ludwigshafen su “agricultura digital” y el negocio global con glufosinato de amonio, que en total supone un volumen de negocios de 2.2 millones de euros.

BASF ha pagado alrededor de 7.6 billones de euros. Hace una semana, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio finalmente la luz verde a esta fusión bajo esta condición. 

Para obtener finalmente la aprobación, Bayer tuvo que hacer el mayor acuerdo de compromiso que se haya alcanzado en Estados Unidos para una adquisición, según el Departamento de Justicia.

La Comisión Europea ya había aprobado la fusión en marzo es este año, igualmente con condiciones.

La compra le ha salido cara a Bayer. En este sentido, la empresa quiere llegar a conseguir unos seis mil millones de euros (siete mil millones de dólares) a través de nuevas acciones y hasta unos 20 mil millones de euros en bonos en el mercado financiero.

Es una incógnita cómo se va a recibir esta fusión en la bolsa. Monsanto es cuestionada como productor del polémico herbicidia glifosato. Durante años, Monsanto ha sido el mayor productor mundial de semillas.

El anuncio de la adquisición de Monsanto por parte de Bayer se hizo hace justo dos años, en mayo del 2016. Desde entonces, tanto Bayer como Monsanto han tenido que obtener permisos en alrededor de 30 países de todo el mundo.

El precio fue creciendo a partir de la oferta inicial, si bien también la cantidad de partes que finalmente ha acabo comprando Bayer han sido mayores que las planificadas en un origen.

Bayer espera tener unas ganancias de 1.2 mil millones de dólares anuales a partir de 2022. Con la adquisición de Monsanto, los de Leverkusen también asumen elevadas deudas de los estadunidenses.

En México, la Cofece condiciona concentración entre Bayer y Monsanto. La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) condicionó la concentración entre Monsanto y Bayer a que se desinviertan los negocios de semillas de algodón genéticamente modificadas, todo el negocio de semillas vegetales y ciertos de herbicidas no selectivos que son propiedad de la empresa alemana.

En el análisis del expediente, la autoridad antimonopolios determinó que Bayer se convertiría en el único oferente de semillas de algodón genéticamente modificadas en México y obtendría importantes participaciones de mercado en semillas para cultivos como cebolla, pepino, tomate, sandía, melón y lechuga, y de herbicidas no selectivos.

Explicó en un comunicado que estos mercados presentan altas barreras a la entrada, relacionadas principalmente con la dificultad y el tiempo que requiere la investigación y desarrollo de nuevos productos, las restricciones normativas y los altos montos de inversión.

Por lo que sin las condiciones impuestas, la operación reduciría de manera importante las alternativas que tienen los agricultores mexicanos en una amplia gama de semillas y en herbicidas no selectivos, lo que podría ocasionar mayores precios y menor innovación, investigación y desarrollo de nuevos productos.

Apuntó que las condiciones propuestas en México por Bayer y Monsanto consisten en la venta de sus negocios de semillas vegetales, semillas de algodón genéticamente modificado y de herbicidas no selectivos elaborados a partir de glufosinato de amonio a BASF SE (Basf).

La Cofece determinó que esta empresa cuenta con la capacidad e incentivos para competir de manera vigorosa en los mercados involucrados.

Para el análisis de esta operación, la Comisión colaboró con otras autoridades de competencia a nivel mundial, principalmente con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

De acuerdo con el reporte, Bayer y Monsanto deberán aceptar, en su totalidad, las condiciones impuestas por la Cofece para poder cerrar la transacción.

Una vez que se ha notificado la resolución a las partes, la Ley les otorga el derecho de acudir al Poder Judicial de la Federación para que sea revisada la legalidad de la actuación del organismo regulador, añade el reporte.

En este contexto de la resolución de la autoridad mexicana, Bayer dio a conocer hoy que cerró la compra de Monsanto por un estimado de 63 mil millones de dólares o 50 mil millones de euros, la adquisición extranjera más grande jamás realizada por una empresa alemana, y que con ello desaparecerá el nombre de la marca corporativa de Monsanto, dedicada a la producción de semillas transgénicas y fertilizantes.

ijsm

Imprimir