Eloy López Hernández

El dirigente la Sección 22 y otros contingentes de la CNTE estrangularon la movilidad de la Ciudad de México. Sus marchas y bloqueos no fueron más que una perversa estrategia, disfrazada de una solicitud para instalar una mesa de diálogo sobre temas de la reforma educativa, para desquiciar casi todo el día la capital del país. Lo peor es que sólo no fueron más de 2,000 personas, quienes impactaron, desde las primeras horas de ayer, las avenidas primarias, necesarias para los traslados de los capitalinos.

 

Imprimir

Comentarios