Hallan abrazados y calcinados a seis hermanitos por erupción del volcán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 05 de Junio, 2018

Hallan abrazados y calcinados a seis hermanitos por erupción del volcán

Uno de los vecinos del pueblo de La Escuintla en Guatemala llora al conocer que su esposa e hijos quedaron sepultados en su precaria vivienda por toneladas de ceniza del coloso de Fuego

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Bomberos Voluntarios de Guatemala encontraron en las últimas 24 horas varios cadáveres de víctimas del volcán de Fuego, que intempestivamente hizo erupción el pasado domingo, pero la pesadilla por esta tragedia tocó hondo en el corazón de los rescatistas, al hallar en una precaria vivienda de San Miguel los Lotes, en el pueblo El Rodeo, a seis hermanos menores de edad abrazados y calcinados, así como a dos adultos, presuntamente sus padres, reportaron medios locales, entre ellos el periódico Prensa Libre.

Los bomberos reportaron a medios locales que los pequeños, identificados por sus apellidos Ascón Muralles, fueron identificados por una de sus tías que fue a buscar a la familia al lugar de la tragedia, y que al momento de entrar a la casa los encontraron abrazados, como resguardándose de la furia del coloso. La casa quedó sepultada por toneladas de cenizas y arena, según Prensa Libre.

Eva Ascón perdió a sus seis sobrinos, sus hermanos y sus padres, quienes integran la lista de los 75 muertos que hasta ahora ha dejado la erupción. Los menores fueron identificados como Joel, de 9 años; Ilario, 8; Ángela Teresa, 6; Joab, 4; Cecia, 3; y Abisaí, 1. Los padres de los hermanitos, Joel Ascón (hermano de Eva) y Dilsa Muralles no aparecen, mientras que Eva teme lo peor, pues no volvió a hablar con ellos.

Allan Cifuentes, del Cuerpo de Bomberos Voluntarios que participó en el rescate de los cuerpos de los menores y de dos adultos, posiblemente los padres, asegura que esta imagen nunca la olvidará, esto sin contar que durante las tareas de búsqueda sus botas se derritieron debido a lo caliente del suelo y las ceniza.

SEPULTADOS. En tanto, en La Escuintla, otro pueblo afectado por la furia del volcán, Inés, un lugareño, con impotencia al no saber nada de su familia, imagina lo peor. Está confundido, observa las toneladas de arena y ceniza que cubren su precaria vivienda, donde su mamá, su esposa, hijos y nietos estaban cuando ocurrió la tragedia, señaló el periódico Prensa Libre.

En medio de esta escena devastadora, parecida a una zona de guerra, Inés reconoce un árbol y una pared vecina de donde vivía con su familia. Señala una lámina y asegura que su esposa e hijos están bajo los escombros. Voltea y señala un tumulto de arena. “Ahí está el resto de mi familia”, dice conteniendo el llanto.

SAN MIGUEL. En San Miguel Los Lotes, otra comunidad arrasada por la furia del volcán, Lilian Hernández, vecina de la aldea, llora desconsolada al conocer que 36 miembros de su familia, entre tíos, tías, primos y sobrinos perecieron tras la erupción.

Dos días después de la erupción, el terreno sigue tan caliente que es imposible para los rescatistas retirar las toneladas de ceniza y arena de las casas que siguen sepultadas y donde se desconoce si aún habrá sobrevivientes.

Optimistas en que aún encontraran personas con vida, rescatistas siguen laborando en los pueblos afectados, pese a la advertencia de que el volcán de Fuego amenaza con otra erupción.

Mayor actividad obliga a más desalojos en zonas aledañas

La Coordinadora Nacional de Reducción de Desastres de Guatemala (Conred), informó ayer del inicio de más desalojos en las zonas aledañas a las faldas del Volcán de Fuego, “debido a que la actividad del coloso tiende a aumentar”.

El organismo encargado de la gestión de las emergencias en el país centroamericano alertó también del “descenso de material volcánico” por varias laderas del coloso, destacó la cadena británica BBC.

El volcán entró en erupción el pasado domingo y arrojó ríos de lava y lodo a las zonas aledañas y una lluvia de cenizas sobre la capital guatemalteca.

Las autoridades confirmaron que hay al menos 75 muertos y cerca de 300 heridos, pero se teme que las cifras sigan aumentando.

Los equipos de rescate siguen buscando cuerpos debajo de la ceniza y barro que descendieron desde el volcán, uno de los más activos de Latinoamérica.

Varias comunidades quedaron totalmente sepultadas y la lluvia, el calor que sigue emanando de la lava o la falta de condiciones climatológicas o de personal dificultan las tareas de rescate.

Aumentaron a 75 los muertos y 300 heridos; más de 1.7 millones de personas afectadas

El número de muertos por la erupción del volcán de Fuego en Guatemala, el pasado domingo, subió ayer a 75 tras el deceso de una mujer que era atendida en un hospital de la capital, 300 heridos y 192 desaparecidos, confirmaron fuentes de la institución médica.

Ignacia Nij Ajualip, de 42 años, tenía amputaciones de miembros inferiores y una superior, confirmó Claudia Benavente, portavoz del Hospital General San Juan de Dios, donde se encuentran otras 13 víctimas, aunque dos de ellos, dos adolescentes de 14 y 15 años, serán trasladados al centro ­Shriners para niños de Galveston, en Texas, Estados Unidos.

De acuerdo con el Instituto de Ciencias Forenses de Guatemala, en la morgue de Hunahpú, Escuintla, en el sur del país, hay 56 cadáveres; en la de Alotenango nueve; en la de Escuintla seis, y uno en la morgue central de la capital del país.

La erupción del volcán de Fuego ha dejado 46 heridos y más de 1.7 millones de afectados. Además, 3 mil 271 pobladores fueron desalojados y  mil 560 son atendidos en albergues de Escuintla y 317 en Sacatepéquez.

 

 

Imprimir