Ciudad

“Aquí nadie abucheó a Rigo”, defiende Morena-Tláhuac a su líder

El recuerdo del exdelegado va por el temor a dar el nombre durante una entrevista, al apoyo total y la convicción de que, como dijo AMLO, todas las acusaciones fueron calumnias

Hay tres maneras de recordar a Rigoberto Salgado en Tláhuac: Los simpatizantes de Morena apoyan la tesis de su líder, Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que al exdelegado le imputan delitos que no cometió: lo han “vilipendiado”; sus opositores dicen que no es vilipendio, sino una cruda realidad que azota a Tláhuac desde su llegada; desde la indiferencia y la apatía política del resto de los tlahuaquenses.

En la visita dominical de López Obrador a la delegación Tláhuac destacó el apoyo que otorgó al exdelegado Salgado, quien tuvo que renunciar, el pasado 14 de febrero del presente 2018, luego de las acusaciones de los diputados locales, tanto del Partido Revolucionario Institucional, como del Partido Acción Nacional, de haber estado coludido con líderes del narcotráfico en la Ciudad de México, cómo lo es Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos, la ya abatida cabeza del Cártel de Tláhuac.

Circuló el rumor de que Rigo había sido recibido con abucheos. Al preguntar sobre esto a una veintena de vecinos de la delegación, concentrados principalmente en los alrededores del edificio delegacional y el centro histórico de Tláhuac, es evidente que existe un consenso generalizado sobre el crecimiento de la delincuencia, que cada vez es más parecida al resto de la capital.

“Aquí en Tláhuac es lo normal, como en todos lados. Hay droga. Y si caminas a la esquina vas a darte cuenta que hay una casa todavía acordonada, ahí hace poco hubo secuestros”.

Hay tres centros morenistas cercanos: las casas de campaña del propio Rigoberto Salgado, la del candidato a delegado Martínez Vite y la casa “del movimiento”. En ellas todo mundo está de acuerdo en que es mentira que hayan abucheado al exdelegado. También se señala que aparecieron pancartas en su contra, pero en un recorrido por las calles centrales de la delagación no se ve ninguna.

Localizar a los candidatos de Morena —Raymundo Martínez Vite (alcaldía) y Rigoberto Salgado (diputación local)— fue imposible en los días que Crónica visitó Tláhuac. Están en el fervor de la campaña, hacia La Nopalera, la zona morenista por excelencia, que también fue la de El Ojos.

El PRD de Tláhuac, como cabía esperar, tiene las opiniones opuestas. Según una de las líderes delegacionales, Rigoberto Salgado tenía contacto directo con Felipe de Jesús, El Ojos, mediante el órgano delegacional Vía Pública, en colonias como La Nopalera y La Conchita, lugares de mayor operación de la organización criminal.

La perredista pide mantener oculto su nombre. Según esta representante del PRD, “vecinos de Tláhuac sabían que había familiares del señor Felipe (El Ojos) trabajando en el gobierno delegacional. Incluso hubo bastantes actividades que se dieron desde la delegación, como el de ultrajar los derechos de los comerciantes, con la gente de Vía Pública de la delegación. Esa era la gente del señor Felipe, quienes pasaban a pedir sus cuotas. Él, desde su negocio, era quien pasaba a visitar todos los negocios, a extorsionar. Vía Pública era ya nada más un título de los que estaban ahí. Esa área —Vía Pública— ha estado históricamente dentro de la estructura delegacional. Muchos de los que empezaron a trabajar, como en el caso de los mototaxis, lo hacían por gusto, pero la mayoría lo hacía por necesidad.” “En el Centro de Tláhuac desaparecieron muchos jovencitos por no querer vender el producto. Desaparecieron los chavitos. Algunos tuvieron la desgracia de encontrar a sus hijos muertos. Están los que todavía los buscan.”

Según las propias palabras del operador anónimo de mototaxi, también hubo amenazas, por parte de Por la CDMX al Frente, de quitarles el permiso de operar, si los conductores no acudían a los eventos de los candidatos frentistas. “También nos prometieron operar con libertad. La gente de la delegación nos está levantando y decomisando los mototaxis”, aseguró.

Entrevistando a una vendedora de raspados en el centro delegacional, nos comentó: “La verdad es que desde que llegó Salgado ha crecido mucho la violencia aquí. Robos, asaltos, droga… más que antes”.

A diferencia de otras delegaciones, el centro de Tláhuac es, a primera vista, un lugar tranquilo, con poco comercio ambulante y con poca afluencia de gente y de transporte público, aun siendo lunes.

PRI, PVEM. A lo largo de la avenida Tláhuac, que atraviesa la zona de mayor concentración urbana de la delegación, son, visibles algunas lonas o pancartas proselitistas del candidato del Partido Verde, Alejandro Durán Raña, quien también recibe apoyo de algunas organizaciones de mototaxistas. El Partido Revolucionario Institucional es, a vista del transeúnte, prácticamente inexistente en la demarcación. De los demás partidos no hay indicios visibles.

Tláhuac es, como lo dicen sus propios habitantes, una zona en la que ha venido a menos la tranquilidad, y que tanto las autoridades de la Ciudad de México como las locales, deben atender dentro de un marco legal para que si las acusaciones son ciertas en el caso de la colusión con el narcotráfico por parte de Rigoberto Salgado, se haga justicia. O por otro lado, para que decrezca este ambiente de inseguridad que poco a poco se hace más común en las calles de una de las zonas más tranquilas de la Ciudad de México, pero que no deja de estar en manos del crimen organizado y de una posible corrupción dentro de su administración política. Habrá que hacer uso de los aparatos de justica.

La influencia de Morena en las zonas “nuevas” de Tláhuac

Las zonas de mayor influencia del PRD son las colonias creadas en Tláhuac en los últimos 20 años. Desde La Nopalera hasta la Colonia del Mar. Se trata de poblaciones que tienen características diferentes a las del centro y sur de la delegación, eminentemente rurales y tradicionales.

Las manchas rojas muestran las zonas de mayor votación del morenismo en 2015. Entre más oscuro el manchón, mayor porcentaje de votación.

Los números muestran los puntos donde estuvieron ubicadas las casillas ese año.

Imprimir