Ciudad

Es hora de terminar con la corrupción y los cacicazgos en la GAM: Fernando Gómez

El candidato del Partido Verde a la alcaldía de Gustavo A. Madero, dice que es tiempo de una era de amor y de trabajo para los habitantes ◗ Asegura que los vecinos están cansados, hartos de quienes se han enriquecido desde los proyectos de gobierno

La gente en la Gustavo A. Madero manda un mensaje muy claro: fuera corrupción, fuera pleito entre familias partidistas y ahora quiere una era de amor, de trabajo para las personas, y por eso vamos a cambiar la delegación, la transformaremos en una sociedad con nueva mentalidad, donde vean al alcalde como un gestor.

Es Fernando Gómez Rodríguez, candidato del Partido Verde a la alcaldía de Gustavo A. Madero, poseedor de una amplia trayectoria en el servicio público, con hechos contundentes, como haber sido el único funcionario que se atrevió a clausurar la Plaza de Toros México, y enfrentar la presión social, política y hasta mediática por ello.

Acepta la entrevista exclusiva con el reportero y afirma que los habitantes de esa región capitalina están cansados, hartos de quienes se han enriquecido desde los proyectos de gobierno y de que para todo se pida dinero.

Acompañado de Mónica, su esposa, quien lo mismo es brigadista que asistente o fotógrafa para la entrevista, dice que la gente necesita ver nuevamente a un matrimonio funcional trabajando por la gente, en lugar de una figura de dos casados negociando contra las personas.

AMOR COMO GOBIERNO. Se le pregunta qué significa amor en términos de gobierno, concepto que enarbola en su discurso y propuesta ejecutiva.

El amor lo es todo, responde de inmediato, y pausadamente: Para efectos de gobierno, es acercarme a las personas, a las familias de los jóvenes e integrarlos al proyecto de sociedad distinta que traemos para la delegación; quiero ver a estos jóvenes en los deportivos, ayudándome en la delegación, hay muchos empleos para ellos, y desde ahí nos ayudarán.

El candidato señala enseguida que el amor también es cambio de creencias, porque una muy arraigada es que la pobreza es una condición, “y no es así, tenemos que cambiarla; nosotros tenemos que llegar y sacar a la gente de ese estado mental, y de la pobreza; tenemos que ayudar a muchos jóvenes que ahora están confundidos, que no estudian, que no trabajan, que están en las esquinas y que creen que no hay solución ni futuro”.

Y cómo no va ser así, se pregunta, si se han acercado a sus autoridades en la delegación y éstas les profesan corrupción, desorden, falta a las reglas; los jóvenes además ven películas de narcotráfico, y ahora a muchos de ellos, si tú les preguntas, quieren seguir esos esquemas de maldad porque lo han tomado como modelo, ante el fracaso de buen ejemplo desde el gobierno en la delegación.

El DAVID ELECTORAL. Podría decir que usted comenzó la campaña siendo el partido pequeño; ¿Cómo abona así a una elección, es el David que vencerá al Goliat?, se le pregunta.

El candidato dice que sí, que lo ha reconocido en varios foros. Y por eso mismo, de acuerdo con las últimas encuestas, el Partido Verde está peleando en la punta las preferencias electorales en Gustavo A. Madero.

Y explica lo que llama el fenómeno de la delegación. El Verde arrancó con pocos puntos en la ciudad, y el partido se encargó de seleccionar buenos candidatos, gente seria, sin problemas de reputación o eficiencia, y hemos visto que en otras alternativas han criticado mucho a los candidatos y a las marcas que los avalan.

Los candidatos del Verde, en cambio, ya traen obra, poca o mucha, pero resultados previos, comprobables, y eso construye confianza en la gente.

Por lo que respecta en concreto a la Gustavo A. Madero, detalla, se trata de un caso sui géneris, porque la gente ya está harta, cansada, ni siquiera tengo que decir de qué, la gente lo sabe y me lo dice en mis recorridos por las calles, de su aspiración por un cambio.

Les han llevado tinacos, dinero, y todo lo que se llega a ofrecer en una campaña, pero estoy seguro que la votación en la Gustavo A. Madero será copiosa, y a favor del Verde, porque por venir de atrás es que somos la opción de un cambio genuino.

Me ofrecieron, revela, ser candidato desde otras alternativas electorales pero lo rechacé porque no comparto muchas formas e ideologías, y en el PVEM encontré una sólida plataforma que coincide con mi forma de ser y trabajar en favor de la gente.

EMPRESARIOS VERDADEROS. El candidato habla luego de su proyecto empresarial, para las micros y pequeñas, y para ellas propone cursos de capacitación, pues ésta es la base del desarrollo; y también honestidad, las Mipymes tendrán una mano amiga en la delegación, para que los recursos que ésta destina, lleguen a los empresarios verdaderos y no sólo a unos cuantos que hacen negocio entre ellos.

Tenemos que generar proyectos, dice, que puedan aplicar en Gustavo A. Madero, porque el alcalde sólo es gestor. Ya no será como ahora, que si tienes que meter o inscribir un proyecto, de entrada debes pagar un 10 por ciento extra para la corrupción; y mucha gente ha hecho negocios en la delegación diciéndote que te dará proyectos empresariales, y hasta a la fecha no han bajado ninguno, que yo sepa.

CONTRA LA OBESIDAD. De complexión delgada y con aparente peso sano, Fernando Gómez sabe que la obesidad en la Gustavo A. Madero no escapa a la estadística nacional, que es un problema igual de grave, y combatido erróneamente.

Como alcalde, trabajará con la gente desde las escuelas, educándolas, para enseñarle que primero es la alimentación, y luego es hacer ejercicio; y para ello los gimnasios recuperarán su carácter público y gratuito.

EN TRES AÑOS ME VOY… ¿Se reelegirá? Hasta ahorita no pienso hacerlo, la verdad es que estoy mentalizado para lo que viene, será una lucha titánica; imagínate la resistencia de los que hicieron negocio con los recursos y proyectos de gobierno, y todos los políticos que han hecho e hicieron dinero a costa de la delegación serán revisados a petición de la gente, y eso será mucho trabajo.

Dice que aún le espera su labor como esposo y padre; que su familia es su principal motor para construir lo que hasta ahora es una carrera proba, inconcusa ante cualquier revisión.

Y la observa a ella, su esposa Mónica (Sandoval), quien le acompaña en la entrevista; y en la campaña sus tres hijos, Gustavo (a quien llama Mi Candidato); Mónica Jr. (la princesa de 15 años) a quien al principio le daba pena que la vieran en campaña y cuando le comenzaron a decir que su papá ha solucionado problemas y es un hombre honesto se engrandeció y está contenta; y está la Todoterreno, la más pequeña que se mete por todos lados haciendo campaña.

Y así, hablando de ellos con pasión y ese amor que enarbola como propuesta de gobierno, se levantó de la entrevista y se fue al debate en la Coparmex al encuentro de sus contrincantes electorales, los que quizás dejen de ser y estar.

Imprimir