Nacional

Ante un auditorio repleto de estudiantes, Meade fue apapachado y se dejó querer

Lo reciben en la Universidad Anáhuac con gritos de “¡Pepe, Presidente; Pepe, Presidente!” ◗ Recalca la diferencia de sus proyectos con los de AMLO y le reditúa en aplausos ◗ “Si no somos capaces de acabar con la impunidad, no recuperaremos la paz”, advierte

José Antonio Meade, candidato de Todos por México, habló ayer ante estudiantes de la Universidad Anáhuac.

José Antonio Meade pasó la aduana. Como el mismo lo dijo, se sentía como en casa, y el auditorio repleto de estudiantes de la Anáhuac así se lo hizo sentir, pues la única pregunta con cierta incomodidad para el abanderado tricolor fue cuando le cuestionaron cómo creerle al PRI ahora, cuando en muchos años no ha cumplido sus promesas.

Les aseguró. además, que no hay ninis en México, que el joven que no estudia o trabaja, es porque el Estado mexicano le falló.

De inmediato Meade les recordó que su candidatura es ciudadana y de paso defendió al PRI, pues les aclaró a los estudiantes que el partido no es malo sino algunos de sus militantes.

“No tengo militancia en ningún partido, pero en la campaña hemos tratado de hacer algo que, a mi juicio, es bien importante, hemos querido reivindicar a los partidos y hemos querido reivindicar al servicio público. No hay partidos buenos y malos, hay gente buena y mala en todos los partidos…” , defendió.

José Antonio Meade fue recibido con aplausos y porras de “¡Pepe, Presidente; Pepe, Presidente!” por los estudiantes de esta universidad ubicada en el norte del Estado de México, y el candidato se dejó querer.

El abanderado tricolor recorrió el pasillo que lo separaba del lugar del encuentro  entre vítores, abrazos y saludos del estudiantado de ese colegio privado. Al término del evento dedicó varios minutos a autografiar su libro, que portaban varios jóvenes.

Al evento acudió la presidenta de la organización Causa en Común, María Elena Morera, quien hace dos días acudiera a un mítin con Andrés Manuel López Obrador y asegura que el tabasqueño “ha cambiado”.

Un Meade que buscó recalcar las diferencias y contrastes de proyectos sobre todo con Andrés Manuel López Obrador, lo que le redituó algunos aplausos al asegurar que “no todos somos iguales”.

“Muchas veces vemos una campaña en donde sólo hay descalificaciones, en donde no se discuten a profundidad las propuestas, en donde nos quedamos con la impresión de que todos somos iguales y que todos somos igual de malos, y la verdad es que sí vale la pena que eso cambie, que prestigiemos al servicio público, que privilegiemos la confianza y que lo hagamos por la vía del diálogo y la cercanía”, remachó.

El abanderado tricolor también apapachó a los estudiantes en el discurso y reconoció una deuda del Estado con los jóvenes, pero también admitió que nos hemos quedado “cortos” en el combate a la impunidad, lo cual impide que México recupere la paz y tranquilidad.

“Si no somos capaces de acabar con la impunidad, no vamos a ser capaces de recuperar nuestra paz y nuestra tranquilidad.

El principal elemento en donde nos quedamos cortos es en la estrategia de seguridad —agregó— es en el tema de la impunidad, e insistió en que en México no hemos sido capaces de generar de manera consistente consecuencias para el que viola la ley.

Meade insistió en que la lucha contra la pobreza y la inseguridad ha sido insuficiente, lo que impacta en el desarrollo del país.

“El siguiente gran tema que tenemos en México es el de la pobreza, en donde de nuevo como en inseguridad, la respuesta que hemos tenido frente a la pobreza ha sido insuficiente”, sostuvo.

RIESGOS E IMPACTO ELECTORAL. El abanderado tricolor advirtió a los estudiantes sobre los riesgos de una mala decisión a la hora de votar en las elecciones, pues ello tiene consecuencias para el país.

“Las elecciones, en consecuencia, tienen impacto, las elecciones implican para el país, sí, una definición de su destino”, aseveró.

Recordó que México enfrentará retos y riesgos importante por delante, sobre todo con la relación con Estados Unidos en materia económica.

“Enfrentamos enormes retos por delante, riesgo frente a las inversiones, riesgo respecto de cómo nos vamos a integrar con nuestro principal socio comercial, riesgo en materia de aranceles y política monetaria de Estados Unidos”, alertó.

Imprimir