Educación contra inseguridad - Israel Moreno | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 06 de Junio, 2018
Educación contra inseguridad | La Crónica de Hoy

Educación contra inseguridad

Israel Moreno

Hace unos días, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), alertó sobre la escalada de diversos delitos como el robo en sus diversas modalidades, entre otros más en comparación con años anteriores.

Incluso, el titular del ONC asegura que el aumento en la comisión de estos delitos fue del 26.14% en el 2017 al registrarse más de 91 mil robos, pero ojo, estas cifras sólo pertenecen a las denuncias recibidas en los diversos Ministerios Públicos del país y no representan el total de los delitos cometidos en perjuicio de los ciudadanos.

Aunado a ello, lo que resulta aún más lamentable es que la gente no tiene la cultura de la denuncia y no es culpa de ellos sino del nivel de penetración con el que llegó el burocratismo a las diferentes áreas encargadas de brindar protección y procurar justicia ciudadana.

Por ello, estoy convencido de que la cifras que año con año se registran no son ni una pequeña parte de nuestra realidad ni de la cotidianidad de millones de mexicanos que no hacen otra cosa más que salir de sus hogares para ser víctimas o testigos de algún ilícito en las calles y hasta en sus propios hogares; lo peor es que estos delitos ya no son hechos aislados, sino que cada vez son más frecuentes, de acuerdo a los datos arrojados por el ONC.

Quizá uno de los errores que se han cometido desde todas las trincheras es el que autoridades y sociedad nos hayamos acostumbrado a este tipo de hechos o, dicho de otra forma, cada vez es más normal enterarnos de hechos lamentables como asesinatos, asaltos, fraudes o diversos delitos que en la mayoría de los casos no son castigados.

Por ello, estoy convencido de que, independientemente de que sean tiempos electorales o no, urge la creación de un nuevo modelo de justicia que contemple diversos pilares como la reparación del daño a víctimas y sobre todo el combate pleno a la impunidad y, desde luego, solicitar al Congreso de la Unión la ampliación del catálogo de delitos graves establecidos en el Artículo 19 constitucional y afinar el Código Nacional de Procedimientos para evitar que existan vacíos legales que beneficien la salida de los delincuentes.

Por ello, me queda claro que hablar de justicia y seguridad debería ser prioridad para cada candidato a algún puesto de elección popular, desde el que aspira a la Presidencia de la República hasta el que desea llegar a gobernar algún municipio, pues si todos reman en el mismo sentido el país puede avanzar hacia la dirección correcta o por lo menos hacia donde estemos más seguros de nosotros mismos.

Por ejemplo, si a lo largo de nuestra historia la seguridad ha dependido de la Secretaría de Gobernación y aun así, y de acuerdo a datos revelados por organismos, no hemos visto resultados convincentes en nuestra seguridad, entonces por qué no iniciar con la propuesta emanada del PRD y que promueve Ricardo Anaya en el sentido de que debemos “despolitizar la seguridad pública” mediante la creación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y así ciudadanizar la seguridad pública, es decir, otorgar la garantía de la seguridad a quienes han sido afectados por la inseguridad, como los ciudadanos.

Incluso ya existen precedentes en nuestro propio país, justo durante la elaboración de la primera Constitución de la Ciudad de México en donde se marca la separación de poderes y concretamente en la designación de los encargados de procurar justicia y prevención del delito, pues ahora serán asignados por un Consejo Judicial Ciudadano, lo que pone fin a que dichos nombramientos sean exclusivos del gobernante en turno. Sin duda una gran iniciativa con la que, de concretarse, México podría retomar el camino que perdió por culpa de las malas políticas públicas.

Si a esto le sumamos una mejora de la economía por medio de la dignificación del salario mínimo y el fortalecimiento de la educación, nuestro país podría alcanzar niveles de crecimiento reales y justos como los que requiere toda una nación que ha sido golpeada por décadas, porque está comprobado que la combinación de una buena economía y una adecuada educación a la ciudadanía es la mejor política pública que se pueda implementar en un país ,y sobre todo, que pueda arrojar los mejores resultados para el bien de todo el país.

Twitter: @israelmorenori

 

Imprimir

Comentarios