Bienestar

Análisis de ADN detecta cáncer de hígado

Pueden formarse diversos tipos de cáncer en el hígado

Conjunto de marcadores del ADN para analizar el cáncer de hígado

El cáncer de hígado es un cáncer que comienza en las células del hígado. El hígado es un órgano del tamaño de una pelota de fútbol que se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma y arriba del estómago.

Pueden formarse diversos tipos de cáncer en el hígado. El tipo más frecuente de cáncer de hígado es el carcinoma hepatocelular, que comienza en el tipo principal de células hepáticas (hepatocitos). Otros tipos de cáncer de hígado, tales como el colangiocarcinoma intrahepático y el hepatoblastoma, son mucho menos frecuentes.

La mayoría de las personas no presentan signos ni síntomas en las etapas iniciales del cáncer primario de hígado. Cuando estos se manifiestan, pueden ser los siguientes:

  • Perder peso sin intentarlo
  • Pérdida de apetito
  • Dolor en la parte superior del abdomen
  • Náuseas y vómitos
  • Debilidad y cansancio generalizados
  • Hinchazón abdominal
  • Color amarillento de la piel y el color blanco de los ojos (ictericia)
  • Heces blancas con apariencia calcárea

Un grupo de investigadores de Mayo Clinic y Exact Sciences Corporation y terminaron un estudio de fase II para comparar un conjunto de marcadores del ADN frente a la alfafetoproteína, como método para analizar el cáncer de hígado. Los investigadores presentaron sus resultados durante la conferencia de la Semana de las Enfermedades Digestivas 2018 en Washington, D.C.

Según el Dr. John Kisiel, médico gastroenterólogo de Mayo Clinic, “el cáncer de hígado actualmente se analiza mediante una ecografía y un marcador proteico en la sangre llamado alfafetoproteína; pero, desgraciadamente, esos análisis no son muy sensibles en las etapas curables del cáncer de hígado y la mayoría de los pacientes que necesitan este tipo de exámenes no tienen fácil acceso a ellos o no se los pueden hacer con la frecuencia suficiente para que sean eficaces”.

El Dr. Kisiel y sus colegas elaboraron un análisis de sangre simple con los marcadores anormales del ADN conocidos por encontrarse en los tejidos del cáncer de hígado, y lograron confirmar que esos marcadores anormales del ADN efectivamente estaban presentes en una abrumadora mayoría de las muestras de sangre provenientes de personas con cáncer primario de hígado. Simultáneamente, observaron la ausencia de estos marcadores en las personas sanas y en las con cirrosis hepática pero sin evidencia de tumores en el seguimiento clínico. 

“Estamos muy entusiasmados porque estos marcadores del ADN pudieron detectar más del 90 por ciento de pacientes con tumores en etapa curable. Esa esa la razón principal por la que pensamos que el análisis del ADN hará diferencia, comparado a los exámenes actualmente disponibles”, dice el Dr. Kisiel. Luego, añade que el siguiente paso será validar estos marcadores sanguíneos en una cohorte mayor de pacientes. 

Según el Instituto Nacional del Cáncer, la cantidad anual de casos nuevos de cáncer de hígado y vías biliares en Estados Unidos fue de 8.8 por cada 100 000 personas. El Dr. Kisiel anota que el cáncer primario de hígado es una de las principales causas de sufrimiento y muerte entre los pacientes con cirrosis hepática y entre los pacientes con infecciones por hepatitis B. A nivel mundial, el cáncer de hígado es la segunda causa más común de muerte por cáncer.

Imprimir