Espectáculos

El río o la imposibilidad de los ideales amorosos

Una cabaña de madera, en un risco por encima de un río. El hombre es un apasionado de la pesca de trucha que se da en abundancia una vez al año, en una noche sin luna. Ésta es esa noche, y él ha invitado a la mujer, su nueva novia. En la segunda escena, el hombre realiza una llamada a la policía para reportar la desaparición de una mujer que se ha perdido durante la noche de pesca.

De esto trata la historia de la puesta en escena El Río, del dramaturgo inglés Jez Butterworth (con la traducción de Alfredo Michel), que se presenta en el Teatro Santa Catarina, en la que a través del caso de este hombre que regresa cada año a la cabaña de su tío para conquistar a una mujer distinta, se aborda el tema de la imposibilidad de establecer lazos amorosos duraderos.

“Esta narrativa tiene una esencia muy rica que habla de las relaciones humanas, es para mí un tema apasionado hablar sobre el hombre que en cierta forma siente desde otra perspectiva y en donde aparentemente se relaciona con muchas mujeres, pero en realidad, no se relaciona con ninguna”, compartió en entrevista con Crónica el actor Sergio Bonilla.

Una obra dirigida por Enrique Singer, quien busca a través de cada escena reflejar el amor propio y el amor hacia el prójimo: “Es un texto celoso que requiere sumergirse en esa atmósfera por los tonos poéticos que tiene. Todo cobra vida y sentido en cada línea”, dijo Bonilla.

Por su parte la actriz Inés de Tavira dijo “este autor inglés trae por primera vez a México tal historia, es una relación entre el hombre, la mujer y la otra mujer. Es todo un reto el tratar de empatizar en cada relación, debemos aprender la capacidad de trascender”.

De acuerdo con el talento de la obra esta historia llega a refrescar la dramaturgia en México, debido a que “el teatro está sufriendo, como todo, varias transformaciones, como las relaciones dependientes y la explosión del teatro independiente. Creo que hay un gran resurgimiento por parte de lo independiente y ahora hay dos clases de teatro, el comercial y no comercial”, mencionó Bonilla.

“Esto de las relaciones amorosas tiene un grado de complejidad, me gusta la forma en la que se abordan estas obras de teatro, ya que es un arte colectivo al relacionar a las personas de diferente manera, estoy feliz de ser parte de esta narrativa”, dijo Inés y agregó, “a nosotros los actores este tipo de textos nos permite ir más allá de nuestras percepciones, nos permite conectar de una forma más directa y que a través de ello, podemos transmitir un mensaje de amor”.

El actor Sergio Bonilla hizo un llamado al público a que se mantengan despiertos y exigentes en cuanto a las propuestas teatrales que hay, “que no se autovacunen contra este arte, así como hay obras malas, existen otras buenas. El público debe exigir calidad y entender lo que están viendo, entender para consumirlo plenamente y disfrutar de los ingredientes gozosos que cada espectáculo les brinda”, finalizó.

 

Imprimir