Mundo

Obispos dialogan con Ortega mientras aumentan la represión en Nicaragua

El encuentro es considerado de vital importancia debido al creciente malestar popular y la persistente represión de las protestas antigubernamentales, que la víspera se cobraron cuatro vidas más.

Foto: EFE

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) analizarán hoy con el presidente Daniel Ortega si puede continuar el diálogo para hallar una solución a la crisis en el país, que ya ha dejado cerca de 130 muertos desde que iniciaron las protestas contra el gobierno.

El encuentro, previsto para la tarde de este jueves en la Casa de los Pueblos (antigua sede de la presidencia) en la capital, Managua, es considerado de vital importancia debido al creciente malestar popular y la persistente represión de las protestas antigubernamentales, que la víspera se cobraron cuatro vidas más.

En la cita se abordarán temas “indispensables e imprescindibles” para el país, de la justicia y la democracia, de los cuales depende siempre la paz, con el objetivo de valorar la conveniencia de llevar adelante el Diálogo Nacional, en que los obispos participan como mediadores y testigos, indicó la CEN.

Universitarios, empresarios, sociedad civil, campesinos iniciaron el Diálogo Nacional con el gobierno el pasado 16 de mayo, pero lo suspendieron 15 días después, luego de que más de 15 personas murieron en la represión contra la movilización de apoyo a las madres que han perdido a sus hijos en las protestas.

Los llamados a la renuncia de Daniel Ortega continúan diariamente en manifestaciones, la violenta represión de éstas y la negativa del presidente a dimitir, hacen indispensable buscar una salida pacífica a la crisis.

Por lo menos tres personas perdieron la vida en enfrentamientos de la víspera entre opositores y grupos orteguistas durante una protesta en la localidad de Chinandega, mientras que un hombre murió en Masaya. Todos por disparos de arma de fuego, reportó el periódico local El Nuevo Diario.

Esas cuatro víctimas mortales de la represión gubernamental se suman a las 127 personas que han muerto en Nicaragua desde el inicio de las protestas el pasado18 de abril, de acuerdo con datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En un informe preliminar, la CIDH precisó que la violencia aumenta en Nicaragua, ya que de esas 127 muertes, 51 tuvieron lugar en los últimos 15 días, y denunció el uso de nuevos métodos represivos contra la sociedad civil, ya que además de policías, participan francotiradores y grupos de choque del gobierno.

El organismo advirtió de nueva cuenta que la violencia es inaceptable, pidió una solución pacífica a la crisis y refrendó su compromiso y apoyo a la población nicaragüense.

Frente a la dura represión de la que son objeto los nicaragüenses, los pobladores han aumentado los tranques (bloqueos) en las principales vías del país, ahora cerca de Managua donde mantienen cerrado el paso vehicular de la carretera de Masaya, en el sector de la rotonda de Ticuantepe.

La prensa local señala que con este tranque es imposible llegar a la zona oriente del país, porque en los cuatro puntos cardinales se han colocado árboles, piedras, adoquines, vallas publicitarias y barreras de concreto, así como llantas.

Todas las personas que mantienen trancadas las vías coinciden en que son para evitar que la policía continúe atacando Masaya y Granada, y para que el gobierno de Ortega se sienta más presionado.

ijsm

Imprimir