Mundo

Pide Guatemala ayuda internacional a cuatro días de la erupción del volcán

La búsqueda de víctimas se suspendió debido a los peligros para los rescatistas.

La cancillería de Guatemala pidió ayer ayuda internacional, abrumada por las enormes necesidades que han trasladado al gobierno los cuerpos de socorro que trabajan en el rescate y ayuda a las víctimas de la erupción del domingo del volcán de Fuego, que según el último recuento, ha provocado ya 109 fallecidos y al menos 197 desaparecidos.

La secretaria de Exteriores Sandra Jovel citó en una conferencia de prensa que entre las necesidades que listaron se encuentran albergues y equipamiento para los mismos, alimentos, productos de higiene, medicamentos y material quirúrgico, baños o sistemas de telecomunicaciones.

Jovel mencionó que las autoridades “han seguido todos los protocolos establecidos para hacer el llamamiento internacional después de las primeras 72 horas”, cumpliendo con el manual de respuesta a catástrofes de este tipo.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio García Cabañas, explicó que aunque todavía no han terminado la evaluación de daños ni las tareas de rescate, ya van a empezar con las etapas de “reparación y reconstrucción”, razón por la cual solicitaron la ayuda.

García Cabañas destacó que la ayuda nacional llegó en cantidades que han dejado “todos los centros de acopio llenos”

TRABAJOS SUSPENDIDOS. Además, el responsable del organismo admitió que las condiciones en el terreno, con temperaturas de “50 o incluso 100 grados centígrados, dependiendo de la altura de la ceniza y la arena incandescente” son “un peligro para los rescatistas”, por lo que “se tomó la decisión de suspender la búsqueda momentáneamente”.

IDENTIFICADOS. Ayer, las autoridades lograron identificar a dos personas más, para un total de 28 cuerpos identificados del total de 109 víctimas mortales. Uno fue un niño de 8 años y la otra una mujer de la que no se sabe la edad. Además, hasta este jueves 100 personas pidieron extraer sangre a los cadáveres para hacer análisis genéticos que ayuden a la identificación.

Imprimir