Nacional

Avizora López plan integral contra violencia y pobreza en La Montaña

AMLO se apresura a visitar Guerrero, uno de los pocos estados donde habla de estructurar un programa que incluya medidas económicas y educativas que inhiban el narco

“Voy a regresar a Tlapa como presidente electo”, dijo ayer Andrés Manuel López Obrador, en esta población enclavada en La Montaña de Guerrero, algo que ya había prometido en Iguala, y dijo que llevará bajo el brazo un plan integral específico para esta región de Guerrero.

En un mitin en el que las promesas de toda la campaña reaparecieron, la idea de confeccionar un programa de desarrollo para esta zona guerrerense fue reiterada. El plan parece estar entre aquellos que tienen un poco más de fondo.

En primera instancia, la promesa se combina con la idea de dar alternativas a la siembra de amapola que domina esta zona de montañas que siguen rutas caprichosas y se internan hacia Oaxaca y Puebla.

López Obrador habló por vez primera de amnistía (en torno al narco) en Quechultenango, que no es parte de la Montaña, sino que es una población en una altiplanicie que ha resultado ideal para ser la ruta de salida de la droga (y de la aparición del cártel de Los Ardillos que la controla).

“Técnicos, brigadas, especialistas vendrán a hacer consultas, vamos a invertir en esta Montaña más que en otras partes, porque la justicia es darle más al que tiene menos. No puede haber trato igual entre desiguales”, aclaró en torno a su proyecto para esta zona.

Las visitas apresuradas de AMLO a La Montaña e Iguala, los dos bastiones más claros del narcotráfico guerrerense, han incluido la promesa de regresar antes de asumir la Presidencia (en la presunción de que gana las elecciones del próximo julio).

“Me recuerda al candidato Salinas de Gortari que iba y prometía regresar muchas veces a las cañadas de Chiapas donde ya sabía que se estaba gestando una revuelta… o entiende mucho de lo que está pasando en La Montaña o no entiende nada”, señaló a Crónica un especialista de seguridad, viejo colaborador del Cisen que pide que el comentario se mantenga anónimo. López Obrador fue aún más claro al ir sumando temas que en Tlapa suenan siempre a lo que es hoy en día la vida de los jóvenes de esta región.

Después de prometer  la derogación “de la mal llamada reforma educativa” desde el mismísimo 1 de diciembre, desatando aplauso de las huestes magisteriales locales, señaló que su apuesta respecto a muchos temas se resumen en una sola frase: “Becarios sí; sicarios, no”.

López Obrador aseguró que los jóvenes no serán sicarios porque se les dará capacitación pagada para el empleo.

Para el candidato de Morena, cualquiera de estos proyectos deberá estar impregnado de la realidad regional: “No es un México, son muchos, somos un gran mosaico”, indicó, por lo que un plan educativo tendría que aceptar esta realidad.

Nestora Salgado, exlíder de la policía comunitaria de Olinalá, Guerrero, reapareció en un mitin de Andrés Manuel López Obrador en Chilpancingo.

Imprimir