Guatemala ordena desalojos por más flujos de sedimento y lodo del volcán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 08 de Junio, 2018

Guatemala ordena desalojos por más flujos de sedimento y lodo del volcán

Forenses trabajan a marchas forzadas para identificar los cadáveres envueltos en bolsas de plástico y mantenidos con ventiladores y hielo seco que se acumulan en una bodega de Escuintla

Guatemala ordena desalojos por más flujos de sedimento y lodo del volcán | La Crónica de Hoy

Al cumplirse cinco días desde que hizo erupción el Volcán de Fuego, lo que ha dejado al menos 109 muertos, las autoridades de Guatemala ordenaron ayer el inmediato desalojo de socorristas, vecinos y periodistas por una nueva columna de flujo piroclástico (mezcla de sedimento y lodo caliente) que desciende del coloso.
La televisión guatemalteca exhibió grandes columnas que se desprendieron de las faldas del coloso situado entre las provincias de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, a 50 kilómetros al oeste de la capital. Vecinos, socorristas y periodistas que están cerca de la denominada “zona cero” fueron desalojados en prevención.
La Policía Nacional Civil (PNC) informó que se está resguardando el ingreso a la aldea El Rodeo, en Escuintla, ante la nueva actividad que se registra en el coloso.
CRÁTER. En las imágenes divulgadas se observa que el cráter principal del volcán está limpio y la columna del fujo piroclástico se desprendió metros abajo.
El material sigue el curso de la avalancha del pasado domingo, de acuerdo con los medios de comunicación que se encuentra en el área.
CADÁVERES. Por otra parte, forenses trabajan a marchas forzadas para tratar de identificar a los cadáveres carbonizados y prácticamente irreconocibles que se encuentran envueltos en bolsas de plástico y que se mantienen con ventiladores y hielo seco y que se están acumulando en una bodega de Escuintla, al sur de Guatemala, reconvertida en improvisada morgue.
Con las labores de rescate suspendidas por segundo día consecutivo, casi nulas esperanzas de encontrar más supervivientes, órdenes de nuevas evacuaciones en marcha porque sigue cayendo material candente y una cifra de víctimas (109 muertos y cerca de 200 desaparecidos) que las autoridades temían pudiera seguir en aumento, recuperar el cuerpo de sus seres queridos se ha convertido en la última esperanza de muchos afectados por la trágica erupción del pasado domingo.
DEPÓSITO. Dentro de un depósito de ladrillos y techo de madera donde el hedor es insoportable, unos 15 forenses cubiertos de pies a cabeza trabajan a destajo en las tareas de identificación de los cuerpos calcinados que muchas veces no tenían extremidades o se hallaban con el torso abierto.
La mayoría no sufrieron las quemaduras directas de la lava que el domingo descendió por las laderas del volcán, sino que se fueron como cociendo debido a las altas temperaturas, de hasta 700 grados, que se registraron en la zona, explicó el antropólogo forense Miguel Morales.

Imprimir