Cultura

El éxito para mí, es ser feliz…, más allá de los premios”: Isaac Hernández

Entrevista. Al recibir el Benois de la Danse, en la categoría de Mejor Bailarín, lo primero que pasó por su mente fue el patio de su casa en Guadalajara, donde dio sus primeros pasos de ballet, bajo las instrucciones de su padre. “Eran horas bajo el Sol o la lluvia, siempre a la intemperie. Era un patio donde se tendía la ropa, sin grandes instalaciones, pero con grandes sueños”, explica

"El Premio Benois de la Danse es el máximo reconocimiento al que se puede aspirar como bailarín profesional, se da en Rusia, ‘Tierra del Ballet’, y en un teatro tan emblemático como el Bolshoi. Sin embargo, creo que el éxito no tiene límites, el éxito para mí, es ser feliz, así que mientras sea feliz, me consideraré exitoso, más allá de los premios”, dice el bailarín mexicano Isaac Hernández (1990).

En entrevista con Crónica, Isaac Hernández, primer bailarín en obtener el Prix Benois de la Danse, reconocimiento de ballet más importante a nivel mundial, comparte desde Londres el sentido de haber recibido dicho reconocimiento, sus proyectos y sus metas.

El primer bailarín del English National Ballet señala que al recibir el Prix Benois de la Danse, en la categoría de Mejor bailarín, lo primero que pasó por su mente fue el patio de su casa en Guadalajara, donde dio sus primeros pasos de ballet, bajo las instrucciones de su padre.

“(En aquella época) Eran horas bajo el Sol o la lluvia, siempre a la intemperie. Era un patio donde se tendía la ropa, sin grandes instalaciones, pero con grandes sueños”.

Isaac Hernández señala que tras recibir el premio el 5 de junio, se comunicó con su familia, primero con su hermana Emilia, quien lo ha acompañado desde los 13 años, cuando se fue a Estados Unidos para iniciar la carrera de bailarín a nivel internacional. También, se comunicó con sus padres, mismos que, dice, le dieron más que la educación.

“Además de la educación, me dieron la ideología de que si puedes creer y trabajas por tus sueños, todo es posible. Me enseñaron que si quería alcanzar mis sueños y metas, el carácter, la disciplina y la perseverancia eran importantes, así como la integridad”.

El primer bailarín del English National Ballet, Isaac Hernández, es hijo de padres exbailarines de ballet, y ocupa el séptimo lugar de los 11 hermanos, por lo que recuerda una infancia en la que no hubo grandes recursos:

“Pero mis padres nos dieron lo más valioso, una mente fuerte, creativa y consciente del valor del tiempo y el trabajo. (Lo anterior) ha sido el mayor regalo que pude tener, pues sin importar el tiempo y la edad, tu mente siempre te acompaña”.

PREMIO. El jurado encabezado por el bailarín y coreógrafo Juri Grigorovich eligió a Isaac Hernández como Mejor bailarín, luego de las interpretaciones que el mexicano realizara en las producciones de ballet La Sylphide, con el English National Ballet, y Don Quijote, con la Ópera de Roma, pero ¿qué lugar ocupan los premios en su carrera?

“A manera personal, tienen un significado muy sentimental, pues me recuerdan día a día cómo y dónde empecé, mis primeros pasos en el ballet, eso me hace tener siempre gratitud por todo lo vivido. A manera profesional, significan el reconocimiento al buen trabajo como artista. Ambos son importantes”.

El bailarín declara que la presea estará en Guadalajara, con sus padres, quienes resguardan la colección de premios que ha acumulado a lo largo de su trayectoria. “(Mis padres) Ponen los premios arriba del piano que está junto al comedor de la casa, siempre que los visito, veo los premios y me da alegría ver, por unos instantes, todo el camino que he recorrido”.

Con tan solo 28 años, Isaac Hernández hizo historia al ser el primer mexicano en obtener el Prix Benois de la Danse, aunque, señala, no tenía como objetivo obtener algún premio en específico.

“Desde niño, mi propósito era convertirme en el mejor bailarín posible que pudiera ser, representar con dignidad mi profesión y hacer lo que me gusta hacer. La nominación y el premio llegó como resultado de todos estos años de trabajo incansable, de disciplina”.

REACCIONES. Funcionarios públicos, instituciones, sociedad civil y colegas de Isaac Hernández, aplaudieron que el mexicano haya recibido el Benois de la Danse, pues son personas que desde el principio, siguieron su carrera.

“Todos mis colegas están muy felices por mí, desde niño se sorprendían de que les dijera que era mexicano, pues no se esperaban que en México gustara el ballet, no era común. En las competencias siempre creían que era cubano, o latino, siempre los corregía y les decía: Soy mexicano”.

Isaac Hernández expresa su felicidad por los cálidos comentarios que despertó su triunfo, aún más porque fueron emitidos desde diferentes sectores, lo cual comenta, es señal de que México está en un proceso de transformación.

“Me alegra ver cómo se ha roto la barrera en el país, de ver el ballet como algo ajeno, algo ‘raro’ o algo no apto para hombres. Se han roto grandes tabúes. La palabra ballet se lee ahora en los periódicos, eso es algo muy especial. Me gustaría poder enviar el mensaje a los jóvenes de qué tan importante es hacer lo que nos apasiona, pues se puede llegar a hacer historia”.

El haber hecho historia no fue causante de que Isaac Hernández detuviera sus compromisos, pues tras recibir el premio en Rusia, regresó a Inglaterra, para ofrecer una función de ballet en el Coliseo de Londres, además se alista para una gira de tres semanas por Japón. Luego regresará a México, el 25 de agosto, para la gala Despertares, en el Auditorio Nacional.

Imprimir