Servir sin distingo de partidos

César González Madruga

He tenido la oportunidad de vivir intensamente la campaña de este año desde la óptica local en Tlalpan como candidato sin partido, una realidad que tiene una serie de particularidades que invitan a comprender desde una óptica más singular y humana la situación presente de estas elecciones y que dista de la opinión generalizada de la “comentocracia” de los medios masivos de comunicación. 

Como una persona que ha dedicado al menos 12 años de mi vida para colaborar en distintos medios de comunicación, creo que quienes trabajamos en este noble oficio a veces perdemos la óptica más profunda del ser humano, cuando sólo se analiza lo pragmático y todo cálculo se realiza bajo la lógica política. Por ejemplo, recientemente en mis redes sociales subí un par de videos donde se expresan sobre mi trabajo personalidades como Josefa González Blanco, secretaria de medio ambiente del gabinete de AMLO y Alfonso Romo, coordinador del gabinete de AMLO, ambos son personas que conozco y admiro, por lo mismo les he apoyado con lo mejor de mí para que su agenda en materia ambiental contenga los aspectos de la lucha en la que me he centrado toda mi vida (la ecología), por lo cual fui invitado a aportar ideas para la elaboración del plan de nación de AMLO; también en su momento lo hice para otras fuerzas políticas como cuando fui legislador perteneciente a la bancada del PAN. Esta forma de ser es para algunos incomprensible, inconcebible e incómoda debido a su sectarismo político. 

Sin embargo el mexicano no es gandalla por naturaleza, sino un soldado de la verdad (ésa que conduce a la libertad), por ello mi lucha se ha desenvuelto bajo la idea de ser un siervo sin distingo de partidos ni religiones, servir a las causas del bien común y a todos aquellos herman@s abocadas a ello, como lo son Alfonso y Josefa. Si a estas personas les va bien en sus encargos, tienen mesura y tejen inteligentemente puentes, le irá bien a México. 

Mucho tiempo los partidos políticos se han beneficiado de mantener a la ciudadanía partida, dividida y excluidos sus miembros unos de los otros, como candidato ciudadano sin partido pretendo servir a todos por igual sin que mi propuesta se quede en una sola tendencia de pensamiento, porque justamente el beneficio debería ser de todos y para todos y por ello tiendo a la unificación. Tenemos frente a nosotros una oportunidad de reconciliarnos y elegir lo mejor para dejar en el pasado tanto fracaso sexenio tras sexenio. El bien común no habita ningún partido, es común para todos, enseñémonos como ciudadanos a pensar en unidad y rescatar el sentido de patria al servir al prójimo. 

 

“El Siervo”

Tweeter: @CesarG_Madrugaook: El Siervo - César Daniel González Madruga

 

Imprimir

Comentarios