Espectáculos

Chapecoense: Las claves oscuras del siniestro, en busca de respuestas

El serial documental hace una investigación sobre el caso de la tragedia que vivió el equipo de futbol brasileño. “No queremos intervenir como jueces, es un documental que deja cuestiones abiertas para que la gente pueda sacar sus conclusiones”

"En la vida como en el futbol hay ganadores y perdedores, a veces la línea que los divide es  muy corta. Una historia que tiene muchos perdedores y pocos ganadores”, así comienza la historia de una de las tragedias más polémicas dentro del contexto del futbol, dichas por el conductor Franco Baron.

CNN en Español presenta el episodio especial del serial DocuFilms Chapecoense: Las claves oscuras del siniestro, bajo la conducción de Franco Baron, este domingo a partir de las 19:00horas.

Con visitas a más de 6 países, año y medio de investigación, y un debate jurídico de 4 meses, Baron recopiló la información del caso: “Una investigación que surge luego de aquel 28 de noviembre del 2016, donde recibí la llamada para hacer la cobertura del accidente aéreo que había tenido el equipo de futbol Chapecoense, donde puede notar a mucha gente huyendo, personas que no querían contar nada, fue entonces cuando  supe que valía la pena investigar”, dijo Baron en videoconferencia.

Aquel 28 de noviembre el equipo conformado por 44 jugadores emprendía uno de los viajes más importantes de su carrera, tocaban las mieles del éxito al ir rumbo a la final de la Copa Sudamericana por primera ocasión, una final no jugada que terminó con ese sueño en las nubes.

Al estrellarse el avión de la compañía boliviana LaMia (Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación) en el que viajaban; la aeronave colisionó contra un cerro del departamento de Antioquia en Colombia. Con el equipo viajaba un total de 20 periodistas, 7 personas de la tripulación, de los cuales resultó un total de 71 muertos y 6 heridos, de los cuales fueron tres futbolistas que terminaron con heridas graves; uno de ellos sin pierna.

Un accidente que dejó dudas en el aire, ¿quién fue el responsable?, ¿pudo el piloto haber hecho algo más?, ¿cuánta gente está involucrada en el accidente? Si el Chapecoense ya había tenido un viaje en donde las cosas no salieron bien, ¿por qué trabajar con ellos por segunda ocasión?, ¿vendió el director de la Concafaf al equipo?, etc.

“Preguntas que las autoridades no han querido responder, el volumen que nosotros tenemos de información es superior al que han hecho público. No queremos intervenir como jueces, es un documental que deja cuestiones abiertas para que la gente pueda sacar sus conclusiones”, dijo Baron.

La investigación comenzó desde el momento en el que el piloto de LaMia avisó a la torre de control que se estaban quedando sin combustible, en el que las interrogantes en ese momento se dirigieron a la persona que había autorizado el plan de vuelo, ya que desde ese punto el avión no debía despegar; además, uno de los copilotos estaba suspendido y sin importar, viajó en ese vuelo.

De ahí figura una cadena de directivos de la aerolínea que estuvieron involucrados directamente con el caso; entre ellos Ricardo Albacete, quien aparecía como el dueño del avión y era socio de la línea junto con el piloto del vuelo. Ambos relacionados con Gustavo Vargas, el entonces gerente y que actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario. Mientras que el piloto falleció y los demás se encuentran prófugos.

Franco revela datos que las autoridades no han dado, tales como: el avión no tenía las regulaciones necesarias para volar; había una serie de inconsistencias desde el momento en que nace la aerolínea; el avión había presentado ya este tipo de problemas en varios viajes; sin embargo, era la encargada de transportar a equipos de renombre. Por ejemplo, Lionel Messi viajo días antes del accidente en el mismo avión; distintas selecciones ocuparon los mismos lugares de las personas que fallecieron.

Incluso al presidente boliviano Evo Morales se le cuestionó sobre el asunto y dijo no conocer a nadie de la empresa, sin embargo, días después se hizo pública una foto de Morales con el piloto del avión y con el dueño, lo que desató nuevas investigaciones sobre las demás personas que podían estar relacionadas.

Alejandro Domínguez, presidente de la Concacaf se le expuso al vincularlo al momento en el que los mismos socios de la aerolínea declararon que tenían un convenio con él para transportar a los equipos, a lo que respondió a CNN: “No tenemos ningún contacto, nadie puede hacer uso de nuestras marcas y no sé por qué los equipos optaban por esa línea”.

Tragedia que le arrebató el sueño a decenas de personas y dejó con secuelas a quienes sobrevivieron a ella. “Solo recuerdo que todos comenzaron a llorar, a rezar y yo solo me repetía que no quería morir, de momento no sentí la pierna”, con lágrimas en los ojos comparte el jugador Jakson Follman en el documental.

Franco expresó que no pretende ser un trabajo conclusivo, ya que solo buscar dar luz a todos aquellos familiares que están en busca de una respuesta e incentivar a las autoridades a esclarecer la situación y dar con los responsables.

La investigación oficial encabezada por Colombia concluyó en abril que LaMia era una compañía con múltiples deficiencias organizativas, económicas y operacionales, que comprometía la seguridad de sus vuelos. También que la tripulación decidió seguir adelante con un vuelo que no contaba con el combustible necesario para llegar a su destino con garantías. Precisamente, fue esa falta de combustible la que provocó que los motores de la aeronave dejaran de funcionar, desencadenando el mortal accidente a pocos kilómetros del aeropuerto de destino.

Sin embargo, poco o nada han dicho las autoridades colombianas, bolivianas y brasileñas, sobre las circunstancias que precedieron al siniestro. ¿Se trató de una tragedia anunciada?

Según la información expuesta por CNN, un empresario chino de nombre Sam Pa, podría ser el autor intelectual del supuesto accidente, sin embargo, a la fecha su paradero es desconocido. Cada una de las personalidades involucradas y la evidencia recabada llevan directamente a él, quien fungiría como el principal y único dueño de la aerolínea; lo cual abre la posibilidad de un caso que comenzó en Colombia, pero que podría tener raíces en China.

El Chapecoense ahora vive como un recuerdo entre los habitantes de esta localidad, ahora son ellos los que levantan la copa en el cielo, y los familiares, aún quedan en espera de la respuesta de las autoridades.

“A mi me quedan muchas dudas, me hubiera gustado ir más allá, pero hay muchas personas fugitivas y algunas más que no quieren hablar, espero esto sea una luz para todos. Si en algún momento deciden contarnos su versión, vamos a estar con las puertas abiertas para esclarecer este caso”, concluyó Franco.

Imprimir