Mundo

Salvini prohíbe atracar en Italia a barco con 629 migrantes rescatados

El secretario del Interior saca los colmillos de la xenófoba Liga Norte y presiona a Malta para que se ocupe de los migrantes tras el salvamento, hecho de madrugada

Entre los migrantes rescatados hay 123 menores solos, incluyendo 11 niños pequeños, y siete embarazadas.

El nuevo secretario de Interior italiano y líder de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, prohibió ayer al barco Aquarius, operado por las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, atracar en un puerto italiano tras rescatar, la madrugada del domingo, a 629 migrantes que se encontraban a la deriva en el Mediterráneo.

La decisión de Salvini sigue su promesa en campaña de mantener “mano dura” contra la migración, y de no permitir a más barcos de rescate que atraquen en Italia. Hasta ahora, diversos barcos habían enfrentado problemas para desembarcar en el país a migrantes salvados de morir ahogados en el Mediterráneo, pero hasta ahora las autoridades al final habían permitido que atracaran.

En redes sociales, Salvini aseguró que “desde hoy Italia comienza a decir ‘no’ al tráfico de seres humanos” y la migración ilegal. Además, el secretario de Interior denunció que “en el Mediterráneo existen barcos con bandera de Holanda, España, Gibraltar y Gran Bretaña. Hay ONG alemanas, españolas, y Malta no acoge a nadie, Francia las rechaza en la frontera y España defiende sus fronteras con las armas, es decir que toda Europa se preocupa de sus intereses”, escribió Salvini.

PRESIÓN. Así, el gobierno italiano explicó en un comunicado que la Guardia Costera italiana escribió “reiteradamente a las autoridades de La Valeta para que, por primera vez desde hace mucho tiempo, Malta asumiera sus responsabilidades”, por lo que pidieron que “responda oficialmente a nuestra petición de apertura de sus puertos para poner a salvo a cientos de náufragos presentes en el Aquarius”.

Malta “no puede continuar mirando para otro lado cuando se trata de respetar precisas convenciones internacionales en materia de salvaguardia de la vida humana y de cooperación entre Estados”, agregó el comunicado.

Sin embargo, la única respuesta fue de la Secretaría de Interior maltesa, que  subrayó en una nota que “el rescate del barco de la ONG Aquarius se realizó en la Zona Libia de Búsqueda y Rescate y fue coordinado por el Centro de Coordinación de Rescate (RCC) de Roma”, por lo que consideró que acoger a estos migrantes no es su competencia.

A LA ESPERA. Mientras tanto, el Aquarius se encuentra a 43 millas de Malta y comunicó ayer que por el momento sólo sabe que “las autoridades SAR (de las operaciones de búsqueda y rescate) maltesas han sido contactadas por las autoridades SAR italianas para que se encuentre la solución mejor para el bienestar y la seguridad de las 629 personas que se encuentran a bordo”.

Entre los migrantes rescatados, en el barco hay 123 menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños, y siete mujeres embarazadas, todos ellos rescatados la madrugada del domingo cuando estaban a la deriva en diversas lanchas y pequeñas embarcaciones.

 

Imprimir