“Nepomuceno Herrera fue el mejor retratista del siglo XIX en México”: Mauricio Vázquez | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Junio, 2018

“Nepomuceno Herrera fue el mejor retratista del siglo XIX en México”: Mauricio Vázquez

La figura y obra del guanajuatense aún es poco conocida, no obstante su calidad artística, señala Mauricio Vázquez, asesor de libro con el que Artes de México conmemora su bicentenario

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Los retratos hechos por Juan Nepomuceno Herrera, pintor guanajuatense del siglo XIX, están a la altura de artistas como Julio Ruelas, Félix Parra Hernández y Justo Montiel, señaló Mauricio Vázquez González, asesor del libro Juan Nepomuceno Herrera. Los lindes del retrato, editado por   y que celebra el bicentenario de nacimiento de este creador poco conocido en el país.

“Realizamos la publicación porque este año se celebra su bicentenario, nació un 26 de mayo de 1818; además, el libro no tiene que ver con la revaloración, sino la reivindicación de un pintor que continúa siendo desconocido por buena parte de estudiosos y del público general”, indicó.

Un tercer motivo, añadió Vázquez González, es mejorar la crítica histórica que ha tenido Juan Nepomuceno Herrera en la historia del arte, ya que personajes como Hermenegildo Bustos (1832-1907), otro gran pintor guanajuatense, lo han eclipsado.

“Observando las pinturas de Nepomuceno Herrera podemos decir que se trata del mejor retratista del siglo XIX en México. Si analizamos el contexto de los pintores de la época, incluidos nombres como José María Velasco o Hermenegildo Bustos, el trabajo de Nepomuceno se distingue por una gran calidad en la factura de los rostros humanos y en la construcción pictográfica de las manos”, precisó.

El asesor de la publicación dijo que los retratos de Nepomuceno Herrera no muestran solamente a las personas, también plasman la época en que los retrató. “Hubo dos entes sociales que procuraron sus retratos: la católica, sobre todo obispos y curas prominentes que vivieron en León, y la burguesía de la época”.

¿Qué peculiaridad tienen las manos en los retratos de Nepomuceno Herrera?

—Él, desde muy joven, logró capturar una cierta esencia no sólo en el rostro de las personas, también en diversos elementos que acompañaban a sus personajes: rosarios, biblias, escapularios. Pero algo muy importante que pintó fue la cinética de las manos, esto quiere decir, el movimiento. Si observamos los retratos de Juan Nepomuceno Herrera las manos siempre están en movimiento y se expresan a través de objetos que los personajes tienen entre los dedos.

Durante el siglo XIX, el pintor guanajuatense fue reconocido como productor de cuadros religiosos y poco a poco los retratos al óleo de la sociedad burguesa que pintó se han descubierto —añadió Vázquez González— al mismo tiempo que se ha reivindicado como un pintor de primera línea, no sólo por su obra religiosa, sino por su obra retratista y escultórica.

Sobre la vida de Nepomuceno, el colaborador de Artes de México comentó que aún falta una mayor investigación pero hasta el momento se sabe que vivió en León, Guadalajara y posiblemente en la Ciudad de México.

“Se formó en el antiguo Colegio del Estado de Guanajuato y se pensaba que pudo haber estado en la Academia de San Carlos en la Ciudad de México, lo cual ya se ha descartado con documentos. Nepomuceno Herrera no tuvo grandes maestros pero esto lejos de minimizarlo lo convierte en alguien más notable, porque estamos hablando de un pintor que sí tuvo una formación académica y que con su autodidactismo logró tener un papel preponderante en la historia del arte del retrato mexicano en el siglo XIX”, apuntó.

La mayor producción de este artista guanajuatense fue de 1835 al 1860 y actualmente los expertos, incluidos editores de Artes de México, han localizado 84 de sus óleos, que están expuestos en Mi Museo Universitario de La Salle Bajío, hasta hoy “la muestra más grande que se ha hecho de este pintor en México”.

¿Qué colecciones resguardan la obra de Nepomuceno?

—Está en tres lugares fundamentales: Museo de la Ciudad de León en donde tiene  tienen sus mejores cuadros, el Museo de Arte e Historia de León y el Museo MiM de la Salle. Este punto de partida nos permitió ubicar a otros familiares que tenían o conservaban más trabajos de Nepomuceno Herrera. Otro punto de partida fue la primera edición de la revista Artes de México de 1971 que trabajó el historiador Gonzalo Obregón, quien redescubrió al pintor guanajuatense.

Con el reciente libro, señaló González Vázquez, buscan darle una nueva crítica al retratista e insertarlo en la historia de la pintura mexicana del siglo XIX. “Falta ampliar el esbozo biográfico y se debe profundizar en ello, también creo que debe hacerse una catalogación más profesional de toda la colección de su obra y otro pendiente sería establecer líneas de crítica de su arte plástico”.

Por último, Mauricio Vázquez González reiteró que el contexto social que vivió Juan Nepomuceno Herrera fue complicado y a pesar de ello, produjo obra de alta calidad estética.

“Nació recién terminada la Guerra de Independencia, entonces la ciudad de León era muy pequeña y desde luego que viajó a Guadalajara porque en ese entonces era la capital de Guanajuato. Sobre su presencia en la Ciudad de México aún falta documentarla, aun no hay certeza de su presencia. Hoy la mayoría de sus retratos están en las colecciones particulares de León, Aguascalientes, San Francisco del Rincón, Lagos de Moreno y Los Altos de Jalisco”, dijo.

Imprimir