Bienestar

Empiezan los huracanes. ¿cómo nos podemos proteger?

Cada año, el territorio mexicano se ve afectado por los ciclones tropicales formados tanto en el Pacífico como en el Golfo de México y el Mar Caribe por el lado del Atlántico.

Cuida tu vida, la de tu familia y tus bienes

Ya empezó la temporada de huracanes en el Pacífico y posteriormente empezará en el  Atlántico, por lo que se invita a la población a tomar las medidas preventivas que puedan proteger su vida, la de los suyos y sus bienes materiales.

Cada año, el territorio mexicano se ve afectado por los ciclones tropicales formados tanto en el Pacífico como en el Golfo de México y el Mar Caribe por el lado del Atlántico. ¿Cómo será este 2018?

Rosario Romero Centeno, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM, mencionó que oficialmente el 15 de mayo inicia la temporada de huracanes en el Pacífico y el 01 de junio en el Atlántico. En ambas cuencas termina el 30 de noviembre, lo que no quiere decir que no se genere alguno en otras fechas..

Según proyecciones, en el Atlántico, se espera un periodo ligeramente por encima del promedio histórico, con la posible aparición de 14 ciclones, de los cuales siete podrían alcanzar categoría de huracán, y tres o cuatro podrían ser de categoría mayor.

Para la cuenca del Pacífico Oriental no se han emitido pronósticos, pero el promedio histórico es de 15 ciclones, ocho con categoría de huracán y entre tres y cuatro de categoría mayor.

Es por esto que toda familia debe estar preparada, sobre todo los que viven en las costas, pero también en todo el país, ya que se llegan a sentir efectos como lluvias intensas, inundaciones o deslaves, que pueden poner en riesgo la vida y provocar desastres que impactan negativamente a la sociedad, a sus bienes y al entorno, de modo que a una situación normal la convierte en una de emergencia.

En México los fenómenos que más comúnmente provocan desastres son: inundaciones, ciclones tropicales, incendios y sismos.

Entre los fenómenos hidrometeorológicos que se presentan están

- Onda Tropical. Nubes o tormentas eléctricas que se mueven del este al oeste y que producen algunas lluvias.

- Depresión Tropical. Agrupamiento de nubes y tormentas eléctricas con velocidades sostenidas de 63 kilómetros por hora

- Tormenta Tropical. Agrupamiento de nubes con fuertes tormentas eléctricas y vientos de 63 a 117 kilómetros por hora. Las tormentas tropicales se pueden convertir en huracanes rápidamente.

- Huracán o ciclón. Sistema organizado intenso que alcanza vientos sostenidos superiores a 119 kilómetros por hora y que según la velocidad e intensidad de los vientos se catalogan en categorías que fueron desarrolladas a principios de los años 70 por el ingeniero Herbert Saffir y el director del Centro Nacional de Huracanes, Robert Simpson, y que indican los daños potenciales que puede provocar un huracán, teniendo en cuenta la presión mínima, los vientos y la marea de tormenta causada por el sistema.

CATEGORIA 1.- Vientos de 119 a 153 kilómetros por hora

CATEGORIA 2.- Vientos de 154 a 177 kilómetros por hora

CATEGORIA 3.- Vientos de 178 a 209 kilómetros por hora

CATEGORIA 4.- Vientos de 210 a 249 kilómetros por hora

CATEGORIA 5.- Vientos de más de 250 kilómetros por hora

Es por ello que la Coordinación General de Protección Civil elaboró un Plan Familiar de Protección Civil (PFPC), para difundir las acciones de preparación acerca de cómo actuar antes, durante y después de los fenómenos hidrometeorológicos.

Este plan se puede adaptar a cualquier caso de emergencia y es el conjunto de actividades que los miembros de una familia, incluyendo niños y personas mayores deben realizar antes, durante y después de que se presente una situación de desastre de manera organizada.

Conservar la calma, es el elemento crucial para sobrevivir a una situación de emergencia. Una de las decisiones que muchas veces se tiene que tomar en una situación de emergencia es la de quedarse dentro o salir de la casa. No hay una respuesta común para todas las situaciones, un lugar es más seguro en el grado en que permite mayores posibilidades de sobrevivir.

Las recomendaciones que hay  que tomar en cada caso son:

- Ciclón Tropical: Mantente informado de los avisos que transmite Protección Civil. Si tu casa es segura permanece en ella, con las ventanas protegidas con cintas de aislar. Desconecta los aparatos y el interruptor de energía eléctrica Dirígete con anticipación al refugio temporal. (Verifica su ubicación con tu Unidad de Protección Civil). El paso del ojo del ciclón por alguna población crea una calma que puede durar hasta una hora y después vuelve la fuerza destructora con vientos en sentido contrario

- Inundación: Mantente informado de los avisos que transmite Protección Civil. Desconecta los aparatos y el interruptor de energía eléctrica. Dirígete con anticipación al refugio temporal. (Verifica su ubicación con tu Unidad de Protección Civil). Si no es posible salir de tu casa permanece en la parte alta. Evita cruzar cauces de ríos. Toma en cuenta que en una inundación puedes ser arrastrado por la corriente o golpeado por árboles, piedras o animales que lleva la corriente.

¿Qué hacer antes de un Huracán?

Informarse si se está en zona de riesgo y dónde están ubicados los refugios temporales. También es importante estar pendiente de las noticias, cómo se puede integrar a brigadas de auxilio en caso necesario e informar cuántas personas habitan su casa y si han personas enfermas que no puedan trasladarse por su propio pie. Se han seleccionado un gran número de refugios, escuelas en su mayoría, en los que oportunamente se colocarán avisos. Si las autoridades del Sistema Estatal de Protección Civil le recomiendan evacuar su casa, no lo piense ¡HÁGALO!

Tener a la mano un botiquín de primeros auxilios, revisar caducidad de medicamentos y sustancias. No olvide poner productos que fumiguen insectos, sobre todo mosquitos.

Tener una o varias lámparas de mano y pilas de repuesto, así como radio de pilas o celulares cargados.

Contar con botellas de agua embotellada, alimentos enlatados y que no requieran refrigeración y colocarlas donde puedan disponer de ellas. Almacenar esto para una semana más o menos, tenga a la mano flotadores (como cámaras de llantas o salvavidas).

Ponga los documentos importantes (actas de nacimiento, matrimonio, cartillas, pasaportes, escrituras, etc) en una bolsa de plástico bien cerrada o en una mochila que pueda cargar dejando libres brazos y manos.

Cierre puertas y ventanas, protegiendo internamente los cristales con cinta adhesiva colocada en forma de X, corra las cortinas, ya que le protegerán de cualquier astillamiento de cristales.

Guarde todos los objetos sueltos que pueda lanzar el viento.

Cubra con bolsas de plástico aparatos u objetos que puedan dañarse con el agua.

Retire toda la basura de coladeras o desagües para evitar que la inundación sea mayor o sitios de donde puedan salir volando con el viento.

¿Qué hacer durante un Huracán?

Conserve la calma y tranquilice a sus familiares. Una persona alterada puede cometer muchos errores.

Colóquese en el lugar más seguro de su hogar, lejos de ventanas y cristales.

Continúe escuchando las noticias para obtener información o instrucciones acerca del huracán.

Desconecte todos sus aparatos y el interruptor de energía eléctrica.

Cierre las llaves de gas y agua.

Manténgase alejado de puertas y ventanas.

No prenda velas ni veladoras, use lámparas de pilas.

Vigile constantemente el nivel del agua cercana a su casa.

Atienda a los niños, ancianos y enfermos que estén con usted.

No salga hasta que las autoridades indiquen que terminó el peligro. El ojo del huracán crea una calma que puede durar una hora y después vuelve la fuerza, por ello no salga hasta que protección civil lo informe.

ALÉJESE del mar o los ríos y protéjase del viento, si el viento abre una puerta o ventana, no avance en forma frontal hacia ella para cerrarla.

¿Qué hacer después de un huracán?

Reporte inmediatamente a los heridos a los servicios de emergencia.

Revise cuidadosamente su casa para cerciorarse de que no hay peligro. Si su casa no sufrió daños, permanezca ahí.

Beba agua potable que almacenó o hierva la que va a tomar si no hay peligro al conectar el gas.

Cerciórese de que sus aparatos eléctricos estén secos antes de conectarlos.

Mantenga desconectados el gas, la luz y el agua hasta asegurarse de que no hay fugas ni peligro de corto circuito.

Desaloje el agua estancada para evitar plagas de mosquitos.

Si tiene que salir, manténgase alejado de las áreas de desastre, evite tocar o pisar cables eléctricos, retírese de casas, árboles y postes en peligro de caer.

Use los zapatos más cerrados que tenga.

Asegúrese de que el techo de su casa esté fijo. 

No divulgue ni haga caso de rumores y use el teléfono sólo para casos de emergencias.

Colabore con sus vecinos para reparar los daños. En caso necesario solicite ayuda al grupo de auxilio o autoridades más cercanas.

Si su vivienda está en la zona afectada, podrá regresar a ella hasta que las autoridades lo indiquen.

Entre las provisiones que debe tener en caso de emergencia están: Galletas, Atún, Agua embotellada, frijoles enlatados, verduras enlatadas, leche en polvo, radio de transistores, pilas, productos de aseo personal, papel sanitario, pañales, cerillos, velas, linternas, medicamentos que esté tomando si es el caso.

1ª ALERTA (AZUL).- Peligro mínimo. El fenómeno se ubica a más de 72 horas de las costas del Estado.

2ª ALERTA (VERDE).- Peligro bajo. Cuando el fenómeno se ubica entre 72 y 48 horas, emitiéndose boletines cada 12 horas.

3ª. ALERTA (AMARILLA) Peligro moderado. Entre 48 y 36 horas. Boletines cada seis horas

4ª ALERTA (NARANJA) Peligro alto. Entre 36 y 12 horas. A partir de esta etapa se activan Comités Operativos Especializados. Se inician avisos al público a través de la radio y la televisión.

5ª ALERTA (ROJA) Peligro máximo. Línea de vientos en más de 63 kilómetros por hora. Puede afectar en un tiempo igual o menor a 18 horas

Imprimir