Deportes

Entre explicaciones no pedidas, llega México a Rusia

Tras la explicación de Javier Hernández sobre la fiesta que se organizaron los jugadores de la Selección Mexicana con motivo de su cumpleaños la semana pasada, el equipo nacional llegó a tierras mundialistas, luego de perder su último juego de preparación ante Dinamarca por 2-0 y a seis días de enfrentarse a Alemania en su primer compromiso.

Cuando parecía que el capítulo de la fiesta con mujeres en la capital mexicana había terminado, el “Chícharo” Hernández de manera inesperada, realizo un video para negar que al festejo hayan acudido escorts, lo que calificó de una mentira inventada por la prensa que les molestó, dañó su imagen y les ocasionó problemas con sus familias.

“La realidad fue que hubo una reunión que se hizo para celebrar mi cumpleaños, simple y sencillamente. Nos dieron la noche libre, yo invité a todos los jugadores para que pudieran asistir; el único que no estuvo presente fue Jesús Corona, el portero, porque tuvo un compromiso personal y se disculpó conmigo”, dijo.

“Otra cosa que me avergüenza, es que jamás hubo escorts; no se pagó para ningún tema similar a eso. Me parece una falta de respeto para todos los invitados y para sus familias, la verdad se me hace un poco injusto, pero hay muchas cosas que no podemos cambiar y que duelen, porque se dicen por todo el país”, aseguró el mundialista.

Justificando el hecho que se publicó con fotos en una revista de circulación nacional, el máximo goleador en la historia del Tricolor explicó que en la celebración “cenamos, llegaron muchos invitados y cada jugador se fue a la hora que quiso irse, como cada uno si se quiere ir a un antro o a una fiesta”.

Ante el rompimiento al interior del grupo, por la molestia que generó que solamente a ocho jugadores se les había señalado de estar en el convivio, se llegó a un acuerdo en el tricolor para que Hernández admitiera públicamente que todos los seleccionados habían estado en la ya mundialmente famosa casa de Las Lomas, en la Ciudad de México.

Aceptó que por “cómo se está dando todo y estando todos con la conciencia tranquila, si tuviéramos la oportunidad de volverlo a hacer, creo que no lo volveríamos a hacer”.

Entre este ambiente de desconfianza en el equipo mexicano, primeramente por sus malos resultados en la cancha, donde en los últimos tres partidos ante Gales, Escocia y Dinamarca solamente ha podido anotar un gol, además de su comportamiento fuera de ella, el tricolor deja muchas dudas para su debut ante Alemania en la Copa del Mundo.

Los cuestionamientos al equipo nacional se incrementaron de manera escandalosa después de la fiesta, que fue autorizada por el técnico colombiano, Juan Carlos Osorio, quien argumentó que al tener ya 18 días concentrados, los jugadores requerían de una “distracción”.

Osorio desde que llegó al cargo de seleccionador nacional, nunca ha repetido una alineación desde 2015 y ha llevado al equipo a sus peores momentos en la historia del futbol mexicano en competencias internacionales, por lo que las expectativas de México para trascender en Rusia 2018 son sumamente limitadas.

Pese al complicado panorama que se presenta para el Tri, el representativo nacional tuiteó en su cuenta la llegada a territorio ruso con la leyenda “Ya estamos en tierras mundialistas” y “Hola Rusia”, con una manita de emoticón saludando.

“Ya huele a mundial”, publicó el Tricolor en otro tuit, luego de descender del avión que lo trasladó de Dinamarca a Rusia en un vuelo charter, tras perder por 2-0 su último partido de preparación que disputó ante el cuadro danés.

México que fue recibido por entre 10 y 15 aficionados se ubicó en el sector F, donde se medirá en su presentación a Alemania, luego se enfrentará a Corea del Sur y cerrará ante Suecia. La Selección Mexicana tendrá su base de entrenamiento en el complejo deportivo del Dynamo de Moscú, ubicado en el noroccidente de la capital rusa.

Imprimir