Recta final

René Arce

Abrir un periódico o una revista para leer análisis electoral o política, escuchar a analistas en diferentes programas de la radio o televisión, asistir a conferencias o foros donde se debaten las características o propuestas de los candidatos presidenciales es prácticamente solo reforzar el conocimiento de lo ya escuchado hace varias semanas. El candidato Andrés Manuel López Obrador tiene una gran aceptación popular, según la mayoría de las encuestas de opinión, pero que, en el círculo rojo (la comentocracia) suscita desconfianza por sus tintes autoritarios, mesiánicos y populistas, aunque hay que reconocerlo, ha hecho un gran esfuerzo de actuación para parecer moderado y capaz de perdonar hasta a sus peores enemigos.

Ricardo Anaya, el otro candidato, a quien los ataques del gobierno y del PRI no le han permitido crecer lo suficiente para poder alcanzar al puntero, a pesar de sus cualidades como orador y debatiente; esa sombra que le han puesto encima, no da lugar a que un electorado arisco a todo lo que pueda oler a corrupción, le entregue su confianza para combatir al PRI-gobierno que simboliza esta lacra que tanto lastima a la mayoría de los mexicanos.

El tercer candidato, José Antonio Meade, pasó de la sana distancia con el tricolor a la poca vergüenza ahora enfundado en la chamarra que le da el color priista, ya optó por ir por el voto clientelar y corporativo; parece ser que su nuevo lema es De lo perdido lo que aparezca, junto con la movilización multimillonaria en recursos económicos para aceitar la maquinaria electoral, también acude al viejo expediente de bajarle positivos a sus dos rivales que lo superan mediante campañas sucias y negras.

Del cuarto candidato El Bronco, sólo se puede mencionar que sigue siendo el bufón fascistoide que con propuestas como mochar las manos o pena de muerte busca reflectores.

Otros actores ya aparecieron de manera pública. El gran empresariado, a través de algunos de ellos, emprendieron una campaña de llamar a reflexionar el voto para evitar futuras crisis económicas que pusieran en riesgo el empleo y el crecimiento. La controversia que alcanzó momentos álgidos con Andrés Manuel López Obrador, quien los llamó mayoría rapaz, se atemperó cuando llevó a cabo una reunión entre el candidato y los empresarios más ricos de México.

Una parte importante de la Iglesia católica ya tomó partido por AMLO, éste ha correspondido utilizando muy frecuentemente términos como el perdón bíblico y cristiano. Igualmente la mayoría de las congregaciones evangélicas, lo consideran el candidato a respaldar, porque además de su cristianismo manifiesto, también su juarismo lo hace el cristiano laico perfecto.

Las redes sociales se han convertido en el terreno sin igual para que todo el rencor, odio y amenazas encuentren el invernadero propicio para que incube la violencia verbal que el día de mañana puede pasar a ser física. En este terreno, los lopezobradoristas han encontrado tierra fértil, a semejanza de los Dazibaos de los guardias rojos de la China comunista en tiempos de Mao, y la banda de los cuatro, ahora a cualquier reflexión  o comentario crítico al gran líder moreno (antes era el gran timonel) se contesta con furia irracional, groserías y amenazas.

Por otro lado, el PRI y el gobierno también están utilizando la red telefónica nacional para enviar mensajes masivos para dañar la imagen de López Obrador.

Finalmente el próximo domingo se efectuará el último debate en cadena nacional, todo parece que ya no influirá decisivamente en las preferencias electorales de la población.

Quizá hoy ya está pasando a segundo término la discusión sobre si López Obrador será el nuevo presidente en el periodo 2018-2024, el tema es si llega con mayoría en el Congreso, quiénes serán los integrantes de su gabinete y a cuánto estará la cotización del peso con el dólar.

Difíciles tiempos para el país, pero si en democracia un gobierno que no es de nuestro agrado asume el poder, en democracia también habrá que calificarlo después.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios