La Esquina

El último debate entre candidatos presidenciales demostró que sí era posible una discusión sobre asuntos centrales para la vida de los mexicanos, que pudiera servir para normar criterios. Hubo chispazos de ello. Pero también mostró que en esta campaña los enconos y las ganas de descalificar a los adversarios pesan más que el deseo de explicar las propuestas a los ciudadanos. Lástima.

 

Imprimir

Comentarios