“Somos mitad humanos y mitad microbios”, dice Alejandro Frank | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 13 de Junio, 2018

“Somos mitad humanos y mitad microbios”, dice Alejandro Frank

Poseemos casi el mismo número de células de microorganismos que las propias; señala el científico e integrante de El Colegio Nacional. Alistan serie de conferencias sobre nuevos hallazgos en el área

“Somos mitad humanos y mitad microbios”, dice Alejandro Frank | La Crónica de Hoy
Los humanos no sólo hemos roto el equilibrio del planeta, sino también el de nosotros mismos, señala Alejandro Frank, director del C3.

En un bosque, el sistema ecológico del ecosistema se compone por árboles de diferentes especies, mamíferos y plantas diversas; insectos, hongos y microorganismos. Hay una interconexión entre ellos y quitar a alguno repercutiría en el resto del sistema. De manera similar ocurre con la vida y biodiversidad que hay en nuestros cuerpos y el de otros animales, que está constituido por una compleja “fauna” de microorganismos, de los que no se conoce mucho, pero que podrían estar vinculados con muchos problemas de salud. 

A este sistema se le llama microbioma y será el tema del encuentro “El microbioma: no somos un árbol, sino un bosque”, que se llevará a cabo el lunes en El Colegio Nacional bajo la coordinación de su miembro Alejandro Frank, también director del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM. El físico se ha interesado por el tema de manera particular y como uno de frontera para la ciencia, por lo que forma parte de los ejes de investigación del C3. 

“El microbioma es el universo de los seres microscópicos que, desde Pasteur, sabemos que existen, pero no en qué grado se involucran con nosotros y todos los seres multicelulares”, señala en entrevista. Estos microbios están tan integrados a nosotros que es difícil observarlos, puesto que crecen in vitro como otras especies debido a la simbiosis que tienen con nuestros organismos, añade. No obstante, ha sido mediante la codificación de sus genes que ahora los científicos pueden “observarlos” y estudiarlos. 

Esto ha permitido darnos una idea de la gran biodiversidad que habita en nosotros. “Probablemente hay más células de microorganismos en nuestro cuerpo que células humanas, hay una casi equivalencia en números, lo que significa que somos tan microbios como humanos, química y biológicamente”.

Esos microorganismos son generalmente benéficos y trabajan no sólo en nuestro intestino, donde existe una mayor población y biodiversidad, sino también en los pulmones, piel, hígado, genitales, ojos e incluso en el cerebro. No obstante, el desequilibrio de este ecosistema puede provocar una “disbiosis”, lo que conlleva a la enfermedad, apunta Frank.

REVOLUCIÓN. El microbioma es sin duda una revolución científica, agrega el científico, y un tema que ya se ha abordado en El Colegio Nacional, pero en su próxima conferencia destacados investigadores expondrán sobre los nuevos descubrimientos que se han hecho.

El microbioma representa a su vez un problema científico de primer orden para entender cómo están acopladas o interactúan las redes de microorganismos en nuestra red genética, lo cual involucra a las matemáticas, genética y biología para buscar soluciones de la mayor importancia. “Apenas escarbamos la superficie en estas áreas y en México se inicia una escuela donde el microbioma juega un papel central en el análisis de la diversidad de patologías”.

La principal certidumbre que tienen los científicos respecto al microbioma es que, sin duda, cambiará la visión que tenemos de la ciencia, de nosotros mismos y nuestro entorno”. “En la medicina, por ejemplo, ahora sabemos que un especialista no puede entender el funcionamiento del corazón o del cerebro sin tomar en cuenta este universo interior: un bosque con un sistema ecológico, donde debemos entender las interacciones de especies que conviven unas con otras”. 

Además, el conocimiento de estas comunidades microbianas nos hace tener más cuidado con el uso de antibióticos, que si bien han sido clave para contrarrestar muchas enfermedades, un tema sensible es su uso y manejo. “Pero no sólo en medicamentos, sino ademas en alimentos, principalmente carnes, que al ingerirlos rompen el equilibrio ecológico del organismo. Se ha descubierto que muchas enfermedades se han incrementado por la disbiosis”. 

Algunas alergias y enfermedades autoinmunes habrían crecido de forma exponencial debido al desequilibrio del sistema interno de las personas, apunta Frank. “Es una teoría importante y significa que los humanos no sólo hemos roto el equilibrio exterior, la ecología de ecosistemas, bosques, tierra, agua, etcétera, sino además nuestro equilibrio interior. Esto ha hecho que cambie mucho la perspectiva de nuestra salud y alimentación”.

Imprimir