La Esquina

Unidos, prevalecen; separados, tienen problemas. Esa parecería ser la lección para Estados Unidos, México y Canadá, que han obtenido la sede conjunta del Mundial de Futbol 2026. Debería también ser un mensaje a quien se empeña en separar a esas naciones, en poner barreras comerciales y físicas en vez de armar puentes. Por fortuna, Trump no será presidente de EU durante aquel Mundial.

 

Imprimir

Comentarios