Nacional

México y El Vaticano piden pacto para garantizar derechos y dignidad a migrantes

Foto: Cortesía Twitter

El Vaticano y México creemos que los derechos humanos y la dignidad de los migrantes deben de respetarse por encima del estatus legal que tengan en el país en donde se encuentran y que debe reconocerse el valor de lo que aportan los migrantes a los países a los que llegan, a la cultura, a la economía y a la sociedad, expresó Luis Videgaray, Secretario de Relaciones Exteriores.

Consideró necesario un Pacto Mundial para una Migración Segura, que sea integral práctico, universal y que reafirme las aportaciones de los migrantes al desarrollo de las culturas y reconozca su humanidad.

“Estamos trabajando juntos en las Naciones Unidas para lograr este año el Pacto Mundial sobre Migración, que implicará por primera vez tener un instrumento de gobernanza global en esta materia tan importante que es la migración, una materia que es fundamental para México en virtud de que somos un país de origen,  destino, tránsito y retorno de migrantes, y en este sentido el Vaticano es un aliado fundamental para nosotros”, dijo

Para México, añadió Videgaray, es fundamental que el Pacto Mundial sobre Migración sea eficaz, reconozca las aportaciones de los migrantes, proteja sus derechos humanos y reafirme la corresponsabilidad de todos los Estados en la atención del fenómeno migratorio.

Al participar en el Segundo Coloquio sobre Migración  Internacional México-Santa Sede, realizado en la Pontificia Academia de las Ciencias del Vaticano, Videgaray refrendó el compromiso de México con la defensa de la dignidad y los derechos humanos de los migrantes, sin importar cuál sea su situación jurídica.

México y la Santa Sede, abundó el Canciller, coinciden en que se deben promover la protección y el respeto de los derechos humanos de todos los migrantes, sin importar su condición migratoria. 

El Coloquio abordó tres temas: avances e implicaciones del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular; Migración y desarrollo desde la perspectiva del Pacto Mundial, y Migración y medios de comunicación a la luz del Pacto Mundial.

Como parte de las conclusiones del Segundo Coloquio sobre Migración Internacional México-Santa Sede, se pronunciaron porque la responsabilidad de la gestión global y compartida de la migración internacional encuentre su punto de fuerza en los valores de la justicia, la solidaridad y la compasión. 

"El Santo Padre ha resaltado que la actitud fundamental es la de "salir al encuentro del otro, para acogerlo, conocerlo y reconocerlo", señala el documento de conclusiones.

La Iglesia católica en México se coprometió en favor de los migrantes, poniendo en práctica los cuatro verbos lanzados por el Papa Francisco en la Jornada Mundial del Migrante 2018: acoger, proteger, promover e integrar,  promoviendo la cultura de encuentro.

"Coincidimos en la importancia de entender la complejidad de los movimientos migratorios contemporáneos, que obedecen a múltiples causas, y que muchas veces se determinan por situaciones de conflicto, desastres naturales, pobreza y la búsqueda de mejores condiciones de vida y oportunidades. 

"Los niños son los que más están sufriendo las consecuencias de las migraciones forzadas. A los desafíos producidos por estos flujos hay que responder efectivamente equilibrando el principio de solidaridad con el de corresponsabilidad", señala el texto.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada, que será impulsada en lo que resta del año, debe armonizar con el Pacto Mundial sobre Refugiados.

El Gobierno de México se comprometió a que el Pacto Mundial sea un instrumento para transformar visiones cortas de miras e introspectivas en perspectivas amplias y humanas.

Es necesario, abunda el texto, reiterar la centralidad de la persona humana en cada ejercicio político, inclusive el dirigido a reglamentar los flujos migratorios, reafirmando la inviolabilidad de los derechos humanos y de la dignidad de cada ser humano que se desplaza.

"Nos comprometemos a promover la creación de las condiciones necesarias para que todos los migrantes puedan enriquecer las sociedades receptoras con sus talentos y capacidades y al mismo tiempo contribuir al desarrollo sostenible a nivel local, nacional, regional y global", señala el documento.

El Coloquio llevado a cabo este jueves es continuación del realizado en la Cancillería mexicana en julio del 2014 sobre Migración internacional y Desarrollo, al término del cual se acordó celebrar una nueva edición en el Vaticano.

Imprimir