Mundo

EU retiene a menores inmigrantes en un Walmart de Texas abandonado

Mil 469 infantes separados de sus padres conviven en este inmueble con 313 habitaciones; permanecen 49 días en el sitio hasta ser enviados con familiares

Durante más de un año, las instalaciones de un abandonado supermercado Walmart ubicado en Brownsville, Texas, en la frontera con México, ha sido el hogar de más de mil menores inmigrantes —que fueron separados de sus padres—, y en cuya entrada aparece un cartel con la leyenda: “Casa Padre”.

En el interior de este gigantesco complejo se encuentra una mini-ciudad, equipada con aulas, centros recreativos, comedores y salas con equipo médico. “Casa Padre” alberga a más de mil 400 niños inmigrantes, docenas de ellos centroamericanos y también mexicanos que fueron separados a la fuerza de sus padres en la frontera por la política de “cero tolerancia” del gobierno de Donald Trump.

El miércoles, el gobierno de EU permitió que varios medios de comunicación, entre ellos CNN, recorrer el refugio administrado por Southwest Key, organización sin fines de lucro bajo un contrato federal y que ha crecido rápidamente por oleadas de menores que buscan refugio en EU.

ESTADOS. La ONG alberga a 5 mil 129 niños inmigrantes en tres estados (Texas, California y Arizona) —cerca de la mitad de los 11 mil 200 que se encuentran actualmente bajo custodia de EU— según Juan Sánchez, fundador y director ejecutivo de la ONG, quien destacó que trabajan en colaboración con la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR).

El portavoz de ORR, Brian Marriott, señaló que la dependencia tiene unos 11 mil 351 menores en más de 100 refugios en 17 estados.

Sánchez informó que “Casa Padre” tiene licencia para albergar sólo a menores de 10 a 17 años.

CONTROL. Cada día, el gobierno federal envía a ”Casa Padre” una lista de menores detenidos en la frontera para colocarlos en el refugio, explicó Jaime García, director del programa de Southwest Key.

Una vez que pasan los exámenes médicos, se les integra a la multitud de menores del refugio, donde permanecen 49 días, tiempo en el que se busca reencontrarlos con sus familias. Hasta el pasado miércoles, según CNN, el número de menores en “Casa Padre” eran de mil 469.

HABITACIONES. Este contingente es acomodado en 313 pequeñas habitaciones sin puerta. Además, los niños toman clases escolares en turnos de la mañana y por la tarde y casi no tienen acceso al aire libre.

Asimismo, se les permite hacer dos llamadas a la semana para que hablen con sus familias.

Southwest Key Programs, que opera refugios para niños inmigrantes desde 1997, ha recibido más de 807 millones de dólares en ayudas federales en los últimos tres años fiscales para atender esta situación.

Imprimir