Academia

Hombres de entre 18 y 78 años, causantes de embarazos infantiles

Salud. La mayoría de éstos son generados por la violencia sexual, señala un estudio del IPAS México. El 70 por ciento de los casos que se registran en mujeres menores de 14 años es por abuso, dice la Conapo. En 2009 el 34 por ciento de los embarazos entre adolescentes de 15 a 19 años terminó en aborto

Mientras Latinoamérica se despertaba con el inicio de la Copa Mundial y la goleada a cargo del anfitrión en el partido inaugural, uno de los países contendientes de esta región se despertó con una noticia distinta: los diputados de Argentina aprobaron, por apenas cuatro votos de diferencia, la legalización del aborto.
El júbilo en las calles de miles de mujeres y pañuelos verdes inundaron las inmediaciones del Parlamento argentino después de una jornada maratónica, histórica para el país, pero también para Latinoamérica.
En la mayoría del resto de países de la región, la interrupción del embarazo sólo es posible en condiciones de riesgo para la madre o a causa de una violación —con excepción de Puerto Rico, donde es completamente legal—. En México, aunque ha sido aprobado en la capital, en el resto del país la penalización se ha endurecido en los últimos años, principalmente en los estados donde la derecha, el conservadurismo y sus alianzas políticas, gobiernan.
Antes de atajar el problema legal y social del aborto, deben considerarse las causas que lo originan y el contexto en el que se desarrolla, y en el del país es uno donde el 42.1 por ciento de los nacimientos ocurre en mujeres de entre 10 y 17 años, de acuerdo con la Secretaría de Salud.
Si bien el embarazo infantil disminuyó 13 por ciento entre 2014 y 2016, México “continúa registrando índices inaceptables para un país como el nuestro”, señaló hace un par de meses el secretario de Salud, José Narro, con base en el informe “Fecundidad en niñas y adolescentes de 10 a 14 años…”, del Consejo Nacional de Población (Conapo). Lo más alarmante de esas cifras, dijo, es que el 2.4 por ciento fueron niñas de entre 10 y 14 años.
Con base en esta información, la organización IPAS (International Projects Assistance Services) México, que trabaja por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, publicó recientemente el estudio “Violencia sexual y embarazo infantil en México: un problema de salud pública y derechos humanos”.
De acuerdo con la organización, entre los hallazgos más relevantes se encuentra que “la violencia de género y, específicamente, la violencia sexual, fueron factores determinantes de los altos números de embarazos en menores de 14 años”.
El texto refiere que se piensa que el embarazo infantil es consecuencia de actos deliberados por parte de niñas, niños y adolescentes decidiendo iniciar su vida sexual a temprana edad, de falta de información o de falta de uso o acceso a métodos anticonceptivos.
“Sin embargo, el estudio evidenció que un gran número de los embarazos en niñas y adolescentes menores de 15 años no son resultado de decisiones o ‘actos deliberados’ en los que las menores tienen la capacidad para consentir o disentir el acto sexual”.
La diferencia de edad entre las menores de 15 años embarazadas y los hombres responsables del embarazo es significativa: 70 por ciento de las niñas y adolescentes de entre 10 y 14 años, que tuvieron un hijo nacido vivo, reportaron que el padre tenía entre 18 y 78 años.
“Para erradicar los embarazos en menores de 15 años es necesario asegurar la implementación de acciones específicas en los sectores de salud, educación y procuración de justicia, para identificar y atender situaciones de violencia sexual detrás de cada embarazo infantil”, dijo durante la presentación del informe Eliana Olaizola, directora de IPAS México.
ABORTO INSEGURO. De acuerdo con el estudio de IPAS, en México las estimaciones más recientes indican que para 2009 el 34 por ciento de los embarazos entre adolescentes de 15 a 19 años terminó en aborto, lo cual representa un total de 230 mil 180 interrupciones del embarazo, es decir, 44 abortos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años. “Las niñas y adolescentes se enfrentan a mayores dificultades para acceder a información y servicios de aborto seguro, incluso en donde existen indicaciones legales”.
De acuerdo con la Coalición Internacional por los Derechos Sexuales y Reproductivos, es más probable que niñas y adolescentes retrasen la búsqueda de atención, por lo que es frecuente que interrumpan el embarazo en etapas más avanzadas, que recurran a personas no calificadas y empleen métodos inseguros. “También posponen la búsqueda de atención médica en caso de complicaciones que suelen ser más frecuentes y severas, entre las que se encuentran: hemorragias, septicemia, lesiones en órganos internos, tétanos, esterilidad e incluso la muerte”, apunta el informe.

Imprimir