Emilio Azcárraga haciendo historia

Leopoldo Mendívil

ESTIMADOS AFICIONADOS,

Y LOS DEMÁS MEXICANOS:

+Las oportunidades

no ocurren, se crean 

Chris Grosser

 

Cuando Emilio Azcárraga Jean, a finales de 2017, anunció el traspaso de la dirección de Televisa a los mejores miembros del equipo que integró para sustituir a su padre, Emilio Azcárraga Milmo, y consolidar la obra de su abuelo, Emilio Azcárraga Vidurreta, en México y más allá nos preguntamos por qué, si no se veía alguna razón:

— Periódicamente Televisa informaba a la opinión pública el estado de la empresa y nada malo se veía por ahí.

— El mejoramiento y la calidad de los contenidos en pantalla llegaban al enorme auditorio de Televisa y casi no había necesidad de mayor apoyo fuera de la pantalla.

— De salud, el heredero de la dinastía se veía bien.

— Del estado mental, de la vida familiar, de la imagen personal no trascendía problema alguno…

Entonces, ¿qué pasó?

Silencio… 

Y la sorpresa se quedó allí, callada, estática, fría… Nadie dio una explicación y los balances económicos continuaron siendo materia informativa normal de la empresa, sin  algo que se desequilibrara en la Bolsa de Valores.

Fue cuestión de medio año la parte final de un proyecto que comenzó hace casi cuatro años  y nadie, entonces, imaginó que el asunto entusiasmaría y lograría el apoyo de Donald Trump… De ahí que Azcárraga Jean tuvo que entregarse de sol a sol al proyecto, pues nunca antes la negociación de la sede para un Mundial de Futbol había sido presentada por una tercia de países que ya con antelación habían logrado éxito en una acción conjunta de gran envergadura, como fue hace un cuarto de siglo el Tratado de Libre Comercio para América del Norte…

Con otro gran agregado, como es el que México haya logrado ser, por tercera vez en su historia, sede del Mundial de Futbol del año 2026.

En esta historia, Azcárraga Jean, el  presidente ejecutivo del consejo de Grupo Televisa, fue la pieza clave y el factor determinante para impulsar la candidatura conjunta, de la mano con Estados Unidos y Canadá, para lograr la elección y ser la sede del Mundial 2026.

La acción de Azcárraga Jean se notó, según diversas fuentes, en los aspectos financieros, técnicos y políticos, que fueron determinantes para que la candidatura tripartita, primera en la historia, venciera a su rival Marruecos, que contaba con fuerte respaldo en África, los países árabes e incluso algunos europeos.

Los buenos oficios del dueño de Televisa involucraron con gran éxito a los presidentes de las federaciones de futbol de México, Canadá y Estados Unidos, a empresarios deportivos, autoridades gubernamentales e incluso a los grupos mediáticos más importantes de la región, agrupados en la Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica, (OTI).

El éxito de Azcárraga y el crédito que dio a sus compañeros de lucha por México, se hizo patente en su cuenta de Twitter, al agradecer a las Chivas, Rayados y al gobierno mexicano su apoyo y compromiso en este esfuerzo.

Una vez más, Emilio Azcárraga ha hecho honor a la dinastía familiar, como nunca en otra parte del planeta, de traer a México y al Estadio Azteca espectáculos deportivos como el ya un hecho a futuro del máximo evento futbolístico internacional del año 2026.

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendivil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: @leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios