Negocios

México tiene al maíz y la soya de EU como un as bajo la manga: CNA

La medida podría golpear 4 mil mdd en importaciones anuales y afectaría directamente a estados como Misuri, Kansas, Iowa y Nebraska, que votaron por Trump

De acuerdo con el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) y la Secretaría de Agricultura (Sagarpa), México aún tiene un as bajo la manga en caso de que la administración de Donald Trump quiera proseguir con su “guerra comercial”.

La medida podría golpear 4 mil millones de dólares en importaciones anuales de maíz y soya de EU.

A principios de junio, México tomó represalias contra productos estadunidenses como acero, manzanas y carne de cerdo después de que EU impuso aranceles al acero y aluminio mexicanos.

No obstante, no se incluyó en la lista a los productos agrícolas estadunidenses más lucrativos como granos, especialmente el maíz y la soja, utilizados para alimentar vacas, cerdos y pollos de México.

Los aranceles afectarían al principal mercado de exportación de los productores de maíz de EU. México podría tratar de disminuir el impacto en su propia industria y en los consumidores abriendo cuotas libres de arancel que podrían representar un aliciente para proveedores como Brasil y Argentina.

Para Bosco de la Vega, presidente del CNA, es un tema que está para la fase dos. Afirmó que los aranceles se discutieron en una reunión a la que asistió el 4 de junio en la Secretaría de Agricultura, a cargo de la política comercial.

De la Vega comentó que cualquier movimiento en contra de los granos apuntaría al cinturón de maíz del vecino del norte y mencionó a estados como Misuri, Kansas, Iowa y Nebraska, que votaron por Trump en la elección presidencial de 2016.

Por su parte, Raúl Urteaga, director de comercio internacional de la Sagarpa, dijo que México por el momento no estaba apuntando a los granos de EU, pero se negó a descartar tal medida en el futuro y dijo que México estaba buscando proveedores alternativos.

La decisión de no imponer aranceles al maíz y soya estadounidenses como parte de la represalia de México tenía el propósito de mantener opciones en la mesa de negociaciones.

Imprimir