Mundo

Jueza envía a prisión a exasesor de campaña de Donald Trump

Paul Manafort, acusado por obstruir la justicia y manipular a testigos del caso Rusiagate, perdió por este motivo la confianza que le concedió la magistrada Amy Berman Jackson

Paul Manafort, captado ayer al llegar al Tribunal Federal en Washington D.C.

La jueza federal estadunidense, Amy Berman Jackson, ordenó ayer enviar a prisión a Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump, días después de que fuera acusado por Robert Mueller, fiscal especial de la trama rusa, por obstrucción a la justicia y manipulación de testigos, reportaron medios locales.

La medida supone que se retiran las medidas cautelares (arresto domiciliario) sobre Manafort, quien ahora tendrá que esperar su juicio en prisión, ya que la magistrada del caso consideró que el exjefe de campaña de Trump ha “abusado de la confianza” puesta en él.

Con esta decisión se pone fin al régimen de arresto domiciliario en el que se encontraba Manafort desde que se entregó al Buró Federal de Investigaciones (FBI) en octubre del 2017 y, ahora, el que fuera responsable de la campaña presidencial de Trump en 2016 tendrá que esperar en prisión a ser juzgado, según la orden registrada en el tribunal federal del Distrito de Columbia.

IMPUTACIÓN. Durante una audiencia sobre la instrucción del caso, la magistrada comunicó a Manafort que había “abusado de la confianza” depositada en él.

Jackson había optado por la prisión preventiva después de que la semana pasada el fiscal Mueller, acusara a Manafort de obstruir la justicia por haber tratado de influir en las declaraciones de dos testigos en relación con la injerencia rusa en las elecciones presidenciales (Rusiagate), lo que parece haber acabado con la paciencia de la magistrada.

DELITOS. La semana pasada el fiscal especial de la causa, Robert Mueller, sumó estas dos acusaciones a la causa, que se suman a los múltiples delitos financieros y de conspiración que ya se le imputaban.

Mueller también atribuyó los dos nuevos delitos a Konstantin ­Kilimnik, el hombre de confianza de Manafort en Ucrania y vinculado directamente con Rusia, que se vio afectado por primera vez en la instrucción del caso.

PROCESO. Ambos trataron supuestamente de persuadir “de manera corrupta” a dos testigos entre febrero y abril pasado para influir en los testimonios oficiales en relación en el caso ante el tribunal federal del Circuito del Distrito de Columbia.

Manafort encarará en los próximos meses dos juicios ante dos cortes en las que se declaró no culpable: uno fijado para el 24 de julio en Virginia y otro que se iniciará el 17 de septiembre en Washington, apenas dos meses antes de las elecciones legislativas de noviembre.

 

Imprimir