El Buzón

Lectores


Comentarios de un lector de Crónica
*

Señor director:

A continuación presentamos la carta de un lector quien pide mejorar el manejo de residuos para evitar inundaciones y problemas a la salud.

La lluvia siempre caerá, tarde o temprano, con retraso o sin él, atípica o típica, pero no puede ser posible que todos los años y en cualquier época se inunden las calles y avenidas (algunas de ellas vías primarias) y se colapse la ciudad.
Es increíble cómo  después de varias administraciones e intentos de distintas dependencias, este problema no pueda ser resuelto.
La gente (los afortunados) llega tarde a sus trabajos o de plano no llega; y digo los afortunados porque los que corren con peor suerte terminan con el automóvil bajo el agua y quién sabe si alguna autoridad se hace responsable de eso.
Debemos aceptar que la culpa no es enteramente de las autoridades, he visto a muchas personas tirando basura en la calle y quizá serán ellos quienes terminarán sufriendo las consecuencias de coladeras tapadas que provocan esas inundaciones.
Me parece que la falta de botes de basura en la calle (y la desatención de los que están) es el principal problema.
Suena fácil, pero nadie lo ha hecho y podría terminar también con los focos de infección que se generan en ciertos puntos de la ciudad cuando alguien tira un lata, después una bolsa y se forma un montoncito que terminará siendo una montaña de desechos.
Sé que suena simple y algunos dirán que hasta absurdo, pero hace algún tiempo un funcionario (no diré su nombre) propuso darle palas y garras a los policías de Tránsito para que éstos, ante una qanegación, quitaran la basura de las coladeras para permitir el flujo del agua al drenaje.
Es decir, querían que el policía pitara, agilizara el tránsito y al mismo tiempo la hiciera de plomero; eso, a mi parecer, sí es absurdo.
Creo que a veces algunos cambios, por pequeños que sean, marcan la diferencia y podrían ser el comienzo de la transformación o el cambio en la mentalidad de muchos. Debemos entender que la responsabilidad recae en la autoridad, pero no se deben convertir en niñeras, hace falta ser más conscientes.
Por cierto, el comportamiento de los mexicanos (no todos) a veces deja mucho que desear.
Ahora que está el mundial de futbol esperemos que los connacionales que se fueron a Rusia demuestren eso que nos caracteriza: la forma en la que fraternizamos con cualquier persona en el orbe, sin importar si quiera si desconocemos el idioma.


Rodrigo Martínez
Ciudad de México

 

Imprimir

Comentarios