Espectáculos

La hermandad musical en el Pepsi Ska Fest 2018

El ska regresó a la capital del país con un cartel memorable en la cuarta edición del festival

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La cuarta edición del Pepsi Ska Fest inició la tarde de este sábado con mucha música y energía de parte de las banas que subieron al escenario para darnos un día memorable que estuvo lleno de sorpresas y ritmos.

Los melómanos comenzaron a congregarse en el recinto mientras las bandas hacían acto de presencia sobre el escenario llenando de sus acordes y buen vibra a todos los asistentes.

Timo Pacheco abrió temprano el escenario con todo el ritmo y fuerza que caracteriza al guitarrista de Los Victorios. Le siguió Ganja, que comenzó a hacer danzar a los asistentes que acaban de llegar al recinto. Llenaron el ambiente de amor y paz con un discurso que encajó con su característica combinación de reggae, jazz y blues.

Inmediatamente después, desde Venezuela, apareció Big Mandrake con una propuesta poderosa y fresca que inundó el Pepsi Center. El festival iba en ascenso y fue turno de Big Javy y Los Tenampa, proyecto solista del vocal de inspector.

Uno de los momentos cumbre de la noche se presentó justo cuando Big Javy invitó al escenario a Pino, de Los Estramboticos, a Chino de Los Victorios y a la gente de Ganja, para cantar juntos “Cielito Lindo”.

Les siguió la banda española No Konforme, surgida en 2006 en Madrid, al sonar de sus canciones y de su ritmo de ska punk, hace recordar un poco a la banda SKA-P, con canciones de sus discos “La primera en la frente”, “Los que van a morir te la sudan” y “Delicias de una falsa democracia”.

Llegó el turno de una de las bandas que, con 25 años a cuesta, se ha ganado un espacio en el corazón del público de este rubro; fue entonces cuando subió al escenario Los de Abajo, con los temas que los convirtieron en un referente nacional como “Labios rojos”, “Skapate”, entre otras, por las cuales se convirtieron a una de las agrupaciones más aplaudidas de la noche.

Después, directamente de París llegaron Los Tres Puntos, formada en 1995 y con un talento por demás indiscutible, sumaron su toque europeo a un festival que, a esas alturas, ya era una locura de emociones.

Por último, desde el sur de Buenos Aires llegaron Los Calzones, con 30 años de trayectoria que los respaldan, fueron los ideales para cerrar el festival.

 

lrc

Imprimir