Mundo

Trump miente sobre el crimen para atacar la acogida de refugiados en Europa

Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevó ayer su discurso antiinmigración al asegurar que su país no se convertirá “en un campo de acogida de refugiados”, algo que considera que está ocurriendo en Europa ante la acogida de migrantes en países como Alemania, Italia o España.

“Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia”, dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.

Pese al escándalo en Estados Unidos y América Latina por la separación de menores de sus padres en la frontera, y las imágenes que revelan como algunos de estos niños viven en centros de detención en condiciones deplorables, incluso en estructuras tipo jaulas, Trump prefirió centrarse en los presuntos problemas del viejo continente: “Un gran error por parte de toda Europa es aceptar a millones de personas que radical y violentamente han cambiado su cultura”, tuiteó el mandatario.

MENTIRAS Y EXAGERACIONES. En concreto, citó el supuesto caso de Alemania respecto al malestar “popular” causado por la tolerante actitud del gobierno hacia la inmigración, y agregó que “la criminalidad está subiendo”, pese a que las cifras demuestran claramente que la delincuencia se ha reducido en los últimos años, cuando se ha disparado la llegada de refugiados.

En otro mensaje, Trump apuntó que “algunos de los peores criminales” del mundo “usan” a niños migrantes para entrar en Estados Unidos: “¿Dónde está el clamor por los asesinatos y crímenes causados por pandilleros y matones, incluida la banda MS-13, entrando en nuestro país de manera ilegal?”, se preguntó.

DEDO EN LA LLAGA. Trump insistió en ahondar en sus ataques a la política de acogida de migrantes de la canciller alemana Angela Merkel, y afirmó que “el pueblo alemán le está dando la espalda a sus gobernantes debido a que la inmigración está sacudiendo la débil coalición de Berlín”.

El mandatario aludía con este mensaje a la tensa situación que atraviesa el ejecutivo alemán después de que en los últimos días el secretario de Interior, Horst Seehofer, expresara su determinación en favor de cerrar las fronteras para poner fin a la crisis migratoria.

Seehofer es miembro de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, el principal de los partidos con los que gobierna Merkel en coalición.

Imprimir