La Esquina

La política de separación de familias migrantes, puesta en marcha por el gobierno de Estados Unidos ha desatado la repulsa internacional. Se trata de un acto cruel, inmoral, que se ceba sobre las víctimas inocentes, que son los menores. El huevo de la serpiente incubado por el trumpismo está rompiendo el cascarón. No es tiempo de quedarse callados.

 

Imprimir

Comentarios