Kirstjen Nielsen

La secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos dice desconocer dónde están detenidos los niños y niñas separados de sus padres en la frontera y, pese a que todo mundo lo sabe, niega que sea un método disuasivo. Jura y perjura que la separación no responde a una política de su gobierno, pese a que la orden derivó de las disposiciones de cero tolerancia que ordenó Donald Trump. La mujer se lavó las manos e insistió que la solución se encuentra en manos del Congreso.

 

Imprimir

Comentarios