China amenaza con tomar represalias si EU impone más aranceles | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 19 de Junio, 2018

China amenaza con tomar represalias si EU impone más aranceles

Si el lado estadunidense pierde la cordura para lanzar la lista (con nuevos aranceles), China se verá obligada a tomar medidas integrales que combinen tanto las cuantitativas como las cualitativas como un poderoso golpe, indicó el ministerio chino de Comercio.

China amenaza con tomar represalias si EU impone más aranceles | La Crónica de Hoy
Foto: Archivo

China amenazó este martes con tomar represalias con medidas cuantitativas y cualitativas si el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue adelante con su plan arancelario adicional contra Beijing.

El Ministerio de Comercio señaló que la nueva amenaza del presidente Trump de imponer aranceles sobre productos chinos por un valor de 200 mil millones de dólares era un acto de "chantaje", que era contrario a los acuerdos anteriores y decepcionó a la comunidad internacional.

"Si el lado estadunidense pierde la cordura para lanzar la lista (con nuevos aranceles), China se verá obligada a tomar medidas integrales que combinen tanto las cuantitativas como las cualitativas como un poderoso golpe", indicó el ministerio en un comunicado.

Trump anunció un plan para contra las importaciones chinas por un valor de 200 mil millones de dólares con un arancel punitivo del 10 por ciento, elevando las apuestas en el enfrentamiento de Washington con Beijing sobre sus políticas de comercio e inversión.

Los nuevos aranceles de Trump se sumarían a un impuesto del 25 por ciento sobre las importaciones chinas anunciado el viernes y que entrará en vigencia el mes próximo.

El movimiento anterior llevó a Beiijng a anunciar una acción equivalente sobre las importaciones desde Estados Unidos, desafiando la advertencia de Trump de que tomaría medidas más fuertes si China tomara represalias.

"China aparentemente no tiene intención de cambiar sus prácticas desleales relacionadas con la adquisición de propiedad intelectual y tecnología estadunidenses", afirmó Trump en un anuncio de la Casa Blanca.

"En lugar de alterar esas prácticas, ahora está amenazando a las empresas, los trabajadores y los agricultores de Estados Unidos que no han hecho nada malo", añadió.

"Esta última acción de China indica claramente su determinación de mantener a Estados Unidos en una desventaja permanente e injusta, que se refleja en nuestro masivo desequilibrio comercial de bienes por valor de 376 mil millones de dólares", añadió.

Trump sostuvo que había ordenado al Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, que comenzara a elaborar una lista de productos chinos que quedarían cubiertos por el impuesto del 10 por ciento.

Esta fase de los aranceles estadunidenses se aplicaría entonces "si China se niega a cambiar sus prácticas, y también si insiste en seguir adelante con las nuevas tarifas que ha anunciado recientemente" el viernes.

Si los aranceles del 10 por ciento entraran en vigencia y China tomara represalias con más medidas, Trump respondería identificando otros 200 mil millones de importaciones chinas para aranceles adicionales, adviritó la Casa Blanca.

Las crecientes medidas arancelarias parecen haber deshecho los intentos, a través de conversaciones de alto nivel en Washington y Beijing en las últimas semanas, para evitar una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

La tercera reunión, liderada por el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y el viceprimer ministro chino, Liu He, terminó el 3 de junio sin avances ni acuerdos. Las rondas anteriores fueron dirigidas por el secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin y Liu He.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, y su homólogo, Wang Yi, se mantuvieron muy distanciados en materia de comercio e inversión cuando se reunieron en Beijing la semana pasada.

Pompeo advirtió que el déficit comercial entre los dos países era "todavía demasiado alto", lo que llevó a Wang a advertir contra la acción unilateral e instó a Washington a detener la ayuda militar a Taiwán. De vuelta en los Estados Unidos, Pompeo endureció su retórica contra China.

"Estamos tomando una línea muy dura sobre las prácticas extranjeras que perjudican a Estados Unidos", acotó.

"Ya sea que eso esté amenazando nuestro liderazgo tecnológico a través del robo de propiedad intelectual o la transferencia forzada de tecnología, somos duros para garantizar que protejamos la propiedad estadunidense ", comentó Pompeo.

"Los actores chinos también continúan realizando actividad cibernética, por lo que no solo lo toman por transferencia forzada de tecnología o por robarlo a través de un contrato, sino que lo cometen directamente", añadió

ijsm

Imprimir