Acorralado y abandonado, Trump insiste en enjaular a niños si no hay muro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 19 de Junio, 2018

Acorralado y abandonado, Trump insiste en enjaular a niños si no hay muro

Acusa a los demócratas de “infestar nuestro país de criminales”. Aprovecha malestar republicano con su crueldad para que presenten una ley migratoria que lo satisfaga. Nueva York demandará al gobierno

Acorralado y abandonado, Trump insiste en enjaular a niños si no hay muro | La Crónica de Hoy
Neoyorquinos se manifiestan contra las jaulas de Trump, contra las prisiones y contra el muro que quiere construir.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está quedando solo en su crueldad hacia los niños, que son separados de sus padres y metidos en jaulas en centros improvisados de detención, lo que le está costando que sus propios colegas del Partido Republicano le hayan dado la espalda, especialmente tras revelarse, a menos de cinco meses para las elecciones legislativas, que el 64 por ciento de los estadunidenses repudia su agresividad con los niños migrantes, mientras que apenas el 24 por ciento está de acuerdo, según la media de encuestas publicadas por la web especializada FiveThirtyEight.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, le avisó de que los 51 senadores republicanos (incluido él mismo), quieren terminar con las separaciones familiares.

“Yo y todos los miembros de la conferencia republicana apoyamos un plan que mantenga unidas a las familias mientras se determina su estatus migratorio”, señaló McConnell ante los periodistas junto a varios senadores del Partido Republicano. “Necesitamos arreglar este problema”, agregó.

 “No sin mi muro”. En respuesta, el presidente Trump urgió al Congreso a que le presente un proyecto de ley que le permita encontrar una solución a la separación familiar, pero siempre supeditada a la aprobación de los fondos para la construcción de un muro con México.

Mientras tanto, el mandatario intentó un día más culpar a sus adversarios de la crisis humanitaria que él ordenó en abril e insistió en culpar a los demócratas de pretender “infestar” de inmigrantes Estados Unidos.

“Los demócratas son el problema. No les importa el crimen y quieren que los inmigrantes ilegales, sin importar lo malos que sean, entren e infesten nuestro país, como la [Mara Salvatrucha] MS-13. No pueden ganar con sus terribles políticas, así que ¡Los ven como potenciales votantes!”, dijo en Twitter.

No sólo los congresistas (incluso los republicanos) están levantando la voz, también los gobernadores, organizaciones humanitarias y cancillerías internacionales.

El gobernador de Florida, Rick Scott, gran aliado de Trump, urgió ayer a la Casa Blanca a “detener” la separación de niños inmigrantes de sus familias. “He sido muy claro en que no estoy de acuerdo. Esta práctica debe detenerse ahora”, declaró.

En el otro bando ideológico, el gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que su estado demandará al gobierno federal y declaró: “He trabajado con el gobierno federal, soy gobernador y estoy acostumbrado a todo tipo de legislación, pero nunca he visto que los niños sean usados como moneda de cambio en este tipo de negociación [para que se construya el muro]. Es inhumano”.

Explicó que la demanda se basará en que el derecho de los padres a tener la custodia de sus hijos y a protegerlos “es un derecho fundamental que aplica también a personas que no son ciudadanos del país”.

Cuomo, que fue exfiscal general de Nueva York, recordó que en este caso hay una clara violación al debido proceso” de ley, por tanto, “las medidas migratorias impulsadas por la Casa Blanca violan la Constitución de EU y del Estado de Nueva York”.

Amnistía Internacional acusó a Trump de “tortura”, mientras que desde Francia, el vocero del presidente Emmanuel Macron dijo que “Estados Unidos y Europa ya no comparten el mismo modelo de civilización”, tras la cacería contra los niños emprendida por el mandatario republicano.

Zuckerberg dona fondos para reunir a menores separados de sus padres

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha aportado fondos para una campaña destinada a reunir a los niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera, sin que haya trascendido el monto.

La campaña de donación, impulsada por dos empleados de Facebook, Charlotte y Dave Willner, está recaudando dinero para el Centro de Educación y Servicios Legales para Refugiados e Inmigrantes con sede en Texas.

El objetivo es asegurar que los menores tengan una representación legal ante los tribunales y financiar posibles fianzas de los padres arrestados para que esperen fuera de los centros de detención junto a sus hijos. Hasta ahora, unas 130 mil personas han hecho aportaciones a la campaña. Sólo ayer se recaudaron 5.2 millones de dólares, muy por encima del primer objetivo marcado, de 3 millones.

El propio presidente de la poderosa Cámara de Comercio de EU, Thomas Donohue, pidió a Trump que deje de separar a los niños de sus familias y denuncio que los están usando de “moneda de cambio” para forzar una dura ley migratoria en el Congreso.

Imprimir