Mundo

La Casa Blanca se “infesta” de neonazis

Ese personaje insignificante y calvo, que pasa por detrás de su jefe mientras le echa de reojo una mirada siniestra, se llama Stephen Miller y es el autor intelectual de la política de separación de niños de sus familias, tras ser capturados en la frontera. Como se ve en la foto, no busca destacar en los medios, a diferencia de lo que le pasaba a su mentor ideológico, Steve Bannon, gurú de la extrema derecha conspiranoica de EU, hasta que cayó en desgracia cuando quiso hacer sombra a la familia del presidente Trump (por cierto, el que aparece en primer plano hablando a la prensa).

Miller es el jefe de asesores políticos de la Casa Blanca y tiene una misión en esta vida: hacerle la vida un infierno a los inmigrantes para que dejen de intentar buscarse la vida en Estados Unidos, recurriendo para ello a métodos propios de los tiempos nazis para doblegar la voluntad de las víctimas: arrebatándoles los hijos a los padres. Miller fue quien diseñó la política de “tolerancia cero” que aplicó con entusiasmo en la frontera el fiscal general Jeff Sessions, que pretende expiar sus pecados diciendo que la Biblia señala que la ley “es sagrada”. Miller seguramente es el que está enseñando el nuevo vocabulario que usa Trump para atacar a sus críticos, como una palabra que pone los pelos de puntas y que dijo ayer: Infestar. “Los demócratas quieren infestar el país de inmigrantes criminales”. Les recuerdo que fue Hitler quien usó la palabra infestar (asociada a las plagas de ratones) para justicar la necesidad de exterminar a los judíos.

Lo dicho: La Casa Blanca está infestada de nazis.

 

 

Imprimir