Los niños de Trump… - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 20 de Junio, 2018
Los niños de Trump… | La Crónica de Hoy

Los niños de Trump…

Leopoldo Mendívil

PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO:

 

+El deber es un dios que

no consiente ateos

 Victor Hugo

Antes de entrar en materia, quiero transcribir para usted los primeros renglones del segundo párrafo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, que dicen:

“… Sostenemos… que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. Que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla, o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad…”

Lo anterior, presidente Peña, podría considerarse como la sentencia dictada desde el 4 de julio de 1776 —muy pronto hará 242 años— contra todos aquellos que no cumplieran con los derechos humanos más fundamentales, consignados por primera vez en un documento político de la importancia del que parcialmente le he transcrito.

… Sentencia dictada desde entonces a su amigo, el presidente estadunidense Donald Trump. Amigo, he escrito, presidente Peña, porque un buen amigo no molesta a otro; seguramente no ha querido usted molestar a Trump con algún reclamo directo por el trato que ha dado a no sé cuántas familias de mexicanos capturadas en territorio estadunidense, a escasa distancia de la línea divisoria con México. Matrimonios o mujeres solas con sus hijos, a quienes los agentes de la patrulla fronteriza gringa les han arrebatado y se los han llevado a encerrar en bodegones o barracones no muy alejados de la zona fronteriza, donde lloran desesperados por sentirse lejos de sus padres o sólo de sus madres, junto con muchos otros guatemaltecos, salvadoreños, nicaragüenses y de cualquiera otra nacionalidad centroamericana, en calidad de rehenes, para que sus padres regresen a territorio mexicano y se queden aquí o se dirijan a sus respectivos países, con o sin sus hijos...

Puede usted, en lo personal, ser amigo de quien desee, Trump incluido, pero en lo legal es usted Presidente de los mexicanos, incluidos todos esos que han sido victimados familiarmente por el nazifascista que duerme en la Casa Blanca de Washington, por su anhelo de encontrar la felicidad que no han disfrutado en sus países, porque sus gobiernos han incumplido el inmenso deber de dar fuentes de trabajo a sus gobernados, usted incluido, presidente Peña, porque ni modo, heredó las grandes fallas de los gobiernos anteriores, pero tampoco usted las combatió como debió hacerlo; incumplió las mismas promesas de sus antecesores y en el curso de su administración han sido decenas de miles los mexicanos que, con o sin familia, han optado por buscar trabajo en el norte ya que en el sur usted es el último de los que les fallaron, como a muchos, muchos otros, de muy diversas formas.

Trata de protegerse frente a la tragedia fronteriza porque no desea mayores complicaciones en el terreno migratorio que le agraven el proceso electoral para la designación de su relevo. Cree usted tener derecho a evitarse esos problemas, por encima de todos a quienes usted les complicó la vida con tanta corrupción, tanta impunidad y tanta ineficiencia que deja regadas…

Peor se va a poner el panorama si, de verdad, no hay milagro capaz de frenar a López Obrador… Sus últimos meses en Los Pinos temo que indefectiblemente serán de infierno para casi todos.

… Y usted no será de los que puedan
evadirse.

Tan diferente que ofreció terminar su Presidencia…

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios