Democracia y libertades

René Arce

Si como las encuestas indican, Andrés Manuel López Obrador y su coalición de partidos Morena, PT y PES triunfarán en las elecciones presidenciales, existe la posibilidad de que tengan mayoría simple, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado; la pregunta que los demócratas tendríamos que hacernos es, ¿cuánto tiempo tardaría López Obrador en cooptar a legisladores de todos los partidos opositores para conformar su mayoría calificada y así poder revertir las reformas estructurales como la educativa? Igualmente, se le facilitaría imponer una Fiscalía General a modo y controlar desde la Presidencia todas las indagatorias, siguiendo la tradición de una investigación y persecución del delito al gusto del Poder Ejecutivo.

Del presupuesto federal ni qué decir, con una mayoría simple podrá instrumentar su política económica pública, generando el gasto social que permita atraer grandes clientelas corporativas, con las que podrá ejercer la presión social para intimidar a aquéllos que decidan oponerse a sus decisiones.

Cuánto tiempo tendría como bono de aprobación de la mayoría de la población, un gobierno que seguramente ejecutará algunas acciones espectaculares, como vender el avión presidencial, quitar las pensiones a los expresidentes, privatizar totalmente la construcción del nuevo aeropuerto, aprobar algunas partidas presupuestales para aumentar apoyos económicos a algunos sectores de la población como los de la tercera edad, jóvenes y madres solteras, así como dejar de vivir en Los Pinos. Seguramente los tres primeros años podrá contar con la opinión positiva hacia su gobierno, lo que le permita volver a ganar las elecciones federales intermedias en el 2021, así como muchas gubernaturas, hoy en manos de personas que llegaron por medio de partidos opositores.

Las condiciones de la economía nacional, con un débil crecimiento, la gravísima situación de la inseguridad e impunidad en casi todo el país, así como el complicado contexto internacional donde el nacionalismo-proteccionismo, como el de Donald Trump nos acerca cada vez más a un conflicto económico de características mundiales, son el marco que también tendrá un peso enorme en el desgaste que todo gobierno sufre a la mitad de su gestión o antes, lo que puede dar inicio al deterioro de su imagen en los electores.

En ese tiempo, López Obrador no tendría las posibilidades de controlar las variables de muchos problemas que requieren de más de seis años, para medianamente poder observar resultados positivos.

Será ahí donde podrá constatarse de manera clara y objetiva el talante de un gobierno que cree y aplica valores democráticos; o de otro, que con ejercicios autoritarios construiría enemigos de fuera y dentro para justificar su incapacidad para dar solución a los demandas de la sociedad, que en la medida que pase el tiempo se desencantará de la ilusión y esperanza forjada en campañas, donde se ofreció un gran cambio “histórico” y todo vaya quedando en frustración.

Un gobierno democrático aceptará que nuevamente los votos de las urnas sean los que decidan, con un juego democrático donde instituciones independientes y autónomas como el Instituto Nacional Electoral (INE) sean el árbitro que organice estos procesos. El otro, el autoritario, tendrá la tentación de controlar él las elecciones desde el poder del Estado, como antes de 1997.

La oposición democrática deberá sentarse a analizar con mucha seriedad y determinación, cómo construir una convergencia democrática cuyas líneas de acción sean la defensa de las libertades en la sociedad y en el mercado, el derecho a la opinión divergente, la defensa de los derechos humanos, la inclusión social, las elecciones democráticas, etc.

En esta convergencia, ser demócrata deberá ser la única condición, la orientación ideológica o las convicciones religiosas deberán ser libremente adoptadas.

Liberales y conservadores, creyentes o no, propietarios o trabajadores deben unificarse para preservar y ampliar la democracia y las libertades. Apoyar lo que sea positivo para el país en las decisiones del nuevo gobierno y enfrentar con racionalidad y firmeza lo que pueda causar un daño a la población.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios