El box y sus historias en la obra de Jack London, Carpentier, Homero… | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 20 de Junio, 2018

El box y sus historias en la obra de Jack London, Carpentier, Homero…

Eduardo Lamazón presenta el primer tomo de la colección A puño limpio ◗ El boxeo es una novela que recuerda los orígenes del hombre por la supervivencia, explica

El box y sus historias en la obra de Jack London, Carpentier, Homero… | La Crónica de Hoy
El boxeo tiene historias de vida conmovedoras porque sus protagonistas vienen del infierno, dice Eduardo Lamazón.

“El puño es el arma humana por excelencia”, dijo el Premio Nobel belga de 1911, Maurice Maeterlinck, y es una cita que recupera el escritor y cronista deportivo Eduardo Lamazón para definir el boxeo como una novela, porque sin historias, nada es y porque recuerda los orígenes del hombre por la supervivencia.

Esa premisa dio origen a Los primeros pasos, el libro número uno de doce que conforman la colección A puño limpio. La gran historia del boxeo. Estos volúmenes que se distribuirán cada quince días en los puestos de periódicos de todo el país hasta el mes de noviembre, reúnen cuentos, testimonios y crónicas sobre el boxeo que han escrito autores como Homero, Alejo Carpentier, Jack London, James Ellroy y Joyce Carol Oates.

 “En estos tiempos donde las guerras ya no las hacen soldados sino misiles, la frase de Maeterlinck nos lleva a reflexionar cómo era esto de pelear en los orígenes, era un poco más misericordioso. Te pegaban con el puño y respondías, ahora nos pegan con un misil y nos desaparecen. Lo que dijo el Nobel tiene un poco de ese romanticismo de los orígenes del hombre, quien debía pelear para sobrevivir”, indica el prologuista Lamazón.

A diferencia de los otros deportes, añade, el boxeo tiene historias de vida conmovedoras porque sus protagonistas vienen del infierno. “No eres boxeador si has ido a la escuela y si tienes la habilidad de desempeñarte en otra cosa; los boxeadores son los más desabrigados por la sociedad, son los marginados, los que tienen todas las puertas cerradas, son quienes buscan una ventana abierta por dónde colarse para tratar de modificar su vida”.

Para Lamazón el boxeador es alguien que pelea por dignidad, honor y orgullo, “eso lo saca adelante aunque pelea fundamentalmente por necesidad”.

En el primer libro de la colección se incluyen cinco textos: Pugilato de Epeo y Euríalo, de Homero; Campeón de boxeo, Daniel Mendoza; Una leyenda del ring: El matón de Brocas Court, de Arthur Conan Doyle; Los ángeles de Lupe Pintor, de Alberto Salcedo Ramos, y ¿Dos tigres salvajes?, de Joe Dennis.

“Lo que más me conmueve del texto de Homero es pensar que estoy leyendo algo que alguien se puso a escribir hace casi tres mil años, es absolutamente conmovedor para mí, Homero era de una gran inteligencia y un pensador destacadísimo”, señala Lamazón.

Sobre el testimonio de Daniel Mendoza, el libro narra que fue un boxeador inglés del siglo XVIII que innovó las técnicas de pelea ya que su estatura y peso siempre fueron una desventaja ante sus adversarios. En el testimonio, hecho por el propio pugilista, Mendoza cuenta cómo tenía un imán para las peleas, cómo siempre fue el ganador y cómo las deudas lo llevaron a estar en prisión por falta de pago.

“Ahí empezó la exhibición de las miserias que obligaban al hombre a pelear. De aquellos tiempos la historia del boxeo recoge unos pocos nombres que han quedado porque marcaron la historia con su presencia y porque modificaron algunas cosas. Daniel Mendoza fue uno de ellos, de varios que hay en Inglaterra, porque ahí nació el boxeo”, indica el prologuista.

—¿Por qué comenta que el boxeo tiene buena literatura y mala prensa?

—La buena literatura se podrá ver en esta colección y la mala prensa se da porque mucha gente se escandaliza y espanta con el boxeo. A ellos les digo: vean el mundo en el que vivimos, ¿cómo te vas a escandalizar del boxeo?, escandalízate de las cosas que pasan en las noticias, de la muerte y secuestro de niños.

Por último, J.M. Servín, coordinador de A puño limpio —editada por Almadía—, señala que esta colección nació después de leer Cuentos de boxeo, del cubano Omelio Ramos Mederos, publicada en 1981 por Arte y Literatura Ciudad de la Habana. “A partir de esa edición cubana, decidimos actualizarla y recontextualizarla al panorama de México, añadimos a más autores y especialistas”.  

 

Imprimir