La bruma también eclipsa al futbol

Edgar Valero Berrospe

El encanto del camino de casi 1000 kilómetros entre Moscú y Kazán, o Kazán y Moscú más bien, ofrece a los aventureros del camino como quien esto escribe, el servicio especial de “la puesta del sol”, justo cuando el reloj marca apenas las 2 y 20 de la mañana…

La bruma, bastante por cierto, que cubre gran parte de la estepa del camino, empieza a disiparse, pero deja en su translucidez que se filtren los primeros rayos del sol que nos atacan por la espalda, pintan de rojo el retrovisor y señalan un camino que además, también nos pertenece. Hay pocas almas que quieran manejar a estas horas de ¿la noche?, no me parece correcto decirlo así, me auto condeno diciéndome que decirle a esas horas que son propiedad de la noche, es como hablar con faltas de ortografía….

Una buena ventaja de lo que sucede a continuación en la secuencia, es la reflexión sobre el espectáculo de clase mundial, gratuito todo él, que nos regalan los Montes Urales al fondo, también ya despertando de su breve encuentro con la oscuridad.

Visitar Kazán, como detallo por separado en otro artículo nos trajo a ver la continuación de la puesta en escena del clásico del drama español “Sufriendo por amor al futbol”, novela cuyo segundo capítulo ya con el nuevo protagonista, Fernando Hierro, cuya azarosa vida lo llevó a ser futbolista antes de ser primer actor, nos pone en la trama la disyuntiva de cómo un equipo debe cuidar su orgullo en vez de cuidar su prestigio.

España es favorita para ser campeón mundial. O al menos era favorita. Y cuando ya empiezan a perfilarse los equipos que avanzarán a la segunda ronda de Rusia 2018, los nombres son casi los mismos de siempre, se habla de los que tienen historia, aunque su presente no los esté avalando como a Argentina, Alemania, España, bueno hasta Brasil.

También nos muestra la resurrección de otros como Portugal y Uruguay o casi sin despeinarse la reinstauración del Imperio Ruso del futbol y la llegada, con menos posibilidades de ser eliminada que las que tiene de calificar, a la Selección Mexicana, que tras un sólo partido se habla más de ella, que de muchos equipos juntos.

Todo esto me lo pienso mientras me doy cuenta que en un momento dado, ni noche, ni bruma, el sol subió tanto y tanto que se escondió atrás de la nublada y fresca mañana dejándonos un poco a la deriva. Si no soy capaz de leer el próximo letrero en cirílico, valdrá más la pena que me detenga a un costado del camino y le escriba esta carta, ya lo demás será “tan sencillo” como que mi “hotspot” de internet recupere fuerzas y, un poco de señal…

A veces la soledad es buena compañera… ¿México para campeón mundial?... Puede ser que me haya quedado dormido un rato y ni cuenta me di… No le puedo decir exactamente dónde estaba cuando decidí detenerme, pero sí sé que ahora veo muchas cosas de forma diferente… Y si México no llega, y si España tampoco, y si al final siempre gana Alemania como decía Lineker, ¿sabe qué? tampoco pasa nada...

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios