Y volverán... Medio siglo de amor con Los Ángeles Negros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Junio, 2018

Y volverán... Medio siglo de amor con Los Ángeles Negros

Y volverán... Medio siglo de amor con Los Ángeles Negros | La Crónica de Hoy
Marop Gutiérrez y compañía celebrarán 50 años de historia en el Teatro Metropólitan el próximo 24 de Junio.

Hace 50 años comenzó la historia. Las proverbiales bodas de oro, medio siglo, lo cierto es que cincuenta años no se dicen fácilmente, y mucho menos si se han mantenido en una escena musical complicada, cambiante año con año, tanto tecnológicamente como en cuestión de gustos. La perseverancia es el mayor valor de la emblemática agrupación chilena, Los Ángeles Negros.

Corría el mes de marzo de 1968 cuando, en el poblado de San Carlos de Itihue, provincia de Ñuble, a 354 km de la capital de Chile, comenzó una historia que hasta este momento no se ha detenido. En ese lugar donde se encontraron, por azares del destino, unos muy jóvenes Mario Gutiérrez, Luis Alarcón, Federico Perenque y Cristian Blazzer, con el anhelo de formar una banda musical que surgió con otras intenciones, más allá de hacerse un espacio en el pentagrama musical chileno.

“Esta historia es parte de la escuela consolidada allá en San Carlos, partió por un capricho de celos, veíamos que a la hora de los recreos, había dos chicos que tocaban la guitarra y acaparaban a todas las muchachas de la escuela, entonces lo que es propio a los diecisiete años, les digo a mis mejores amigos del curso que eran Blazzer y Alarcón que hiciéramos un conjunto para que tuviéramos novias también nosotros; sólo me sabía tres acordes en la guitarra. Lo hicimos”, recordó Mario Gutiérrez, fundador de Los Ángeles Negros en entrevista con Crónica

El nombre Los Ángeles Negros, fue dado por quien se incorporaría poco después en remplazo del bajista Luis Alarcón, Sergio Rojas, esto en comparación de la banda chilena, Pat Henry y Los Diablos Azules, quienes fueron reconocidos por sus versiones de música pop y rock and roll estadunidense.

De la misma manera se integró un tecladista a la agrupación, un joven de 20 años, Óscar Germaín de la Fuente Maureira, que ya trabajaba en centros nocturnos tocando el acordeón y en ese entonces formaba parte de otro grupo llamado Los Monarcas. Se unió sin saber que no habría forma de regresar, y con el desconocimiento de los alcances a los que llegarían juntos.

“Nos dimos cuenta de la linda voz de Germaín cuando comenzábamos a ensayar, nos llega la canción ‘Porque te quiero’, por una chica amiga de la escuela; su papá era dueño de una tienda de discos, ésta la interpretaba José Vélez, a mí me gustó la guitarra y a Germaín la voz”, comentó.

Consolidados, Los Ángeles Negros, ganan un concurso musical en Chillan, capital de Ñube, con lo que consiguen grabar su primer material discográfico Porque te quiero (1969), un LP conformado por dos temas, “Porque te quiero” compuesto por Orlando Salinas, y “Día sin sol”, ambos bajo el sello disquero Indis, disco con el que empezaría oficialmente la leyenda viviente.

En este mismo año y previo a lanzar el segundo disco Y volveré, salen por motivos personales los músicos Sergio Rojas y Cristian Blazzer, por lo que la transnacional Odeón (hoy denominado EMI-Música), interesada en la agrupación, contrató a tres músicos para terminar ese disco, Miguel Ángel Concha (Nano), Jorge González y Luis Ortiz, todos ellos acabados de llegar de Canadá y quienes fueron invitados por Mario Gutiérrez y Germaín de la Fuente a participar en forma estable en el grupo.

Y volveré se convertiría en la puerta de entrada al mercado internacional, principalmente Latinoamérica; Ecuador sería el primer país pero no el último en ser conquistado con las baladas románticas características de la agrupación andina, además de la voz inigualable de Germáin quien daba vida a temas como “Y volveré”, con letra del tema del francés Alain Barriere “Emporte-moi”.

“Creo que este tema es la canción esencial, nos abrió las puertas a nivel internacional, pero otras canciones van marcando un hito en América Latina como un grupo romántico y con un sonido nuevo, el bajo era funky, por esto mismo Jay Z y Damian Marley pudieron acoplarse tan bien al ritmo que tenemos”, explicó.  

“El rey y yo”, “Murió la flor”, “Mi niña”, “Como quisiera decirte”, “Debut y despedida”, “A tu Recuerdo”, “Déjenme si estoy llorando”, “Si las flores pudieran hablar”, estas últimas del cantautor brasileño Nelson Ned, entre otros, son los temas que dieron fama a esta agrupación durante estos años de crecimiento y consolidación en la escena musical latinoamericana.

Esta gira por todo lo largo y ancho de América Latina culminaría en México a finales de 1971, país donde establecerían su base de operaciones en esta época de conquista latinoamericana, además de convertirse en su lugar de residencia desde 1982.

Los niveles de aceptación a los cuales llegaron Los Ángeles Negros no tiene precedentes en América Latina. Sólo The Platters y Los Cinco Latinos en América, así como el Grupo Abba en Europa, lograron escalar en su momento una enorme popularidad. El conjunto chileno tenía el rock y los Beatles como su principal fuente de inspiración.

“La realidad nos rebasaba, comenzaban a tocarnos en la radio con mayor frecuencia, entre el año 70 y 74 en América, Los Ángeles Negros vendieron más discos que los Beatles, esto me asusta, hoy por hoy, cincuenta años después tener 130 millones de visitas en Vevo, no es algo que uno lo desee, pero estamos orgullosos; además nos han grabado en Arabia, Egipto, Israel, Rusia, es algo maravilloso”, comentó.

Entre 1973 se retira del grupo Luis Ortiz, el baterista del grupo, por una querella con Germaín, hecho que hace visible la creciente crisis interna y que provocaría el alejamiento de este último, considerado la voz prodigiosa y el sello del grupo, una vez más México era el escenario de una decisión que los afectaría, una año más tarde, Germaín oficializaba su renuncia con la idea de iniciar su carrera como solista.

“Yo me arrepiento de haber salido del grupo. Pero esa es la vida, muchas veces si tú no dejas a la gente, ellos te dejan a ti”, dijo en algún momento Germaín en otra entrevista.

Finalmente, tras la salida y llegada de nuevos integrantes, la grabación de varios discos que pasan sin ton ni son, sólo Mario Gutiérrez  queda como miembro original y fundador, cosa que no lo detuvo, al decidir rescatar los sonidos y el estilo original, que se estaban perdiendo y de esta manera lanzan el disco Con alas nuevas (1984).

Desde entonces Los Ángeles Negros se han mantenido en la escena internacional, lanzando discos inéditos cada cierto tiempo, siendo su mayor espacio alejados del estudio de grabación durante 2003 a 2014, tiempo en que presentaron su álbum de colaboraciones No morirá jamás, en el que participaron artistas de la talla de Juanes, Ana Tijoux, Julieta Venegas, Raphael, Daniel Gutiérrez, David Bisbal, entre otros.

Millones de discos vendidos en toda América, y con 37 discos de larga duración en el bolsillo, su historia ha servido para convertirse en documentales. Tres veces se han presentado con todo éxito en el Auditorio Nacional en la Ciudad de México. Ahora  Los Ángeles Negros celebrarán medio siglo de vida en el Teatro Metropólitan el próximo 24 de junio a partir de las seis y media de la tarde, la sorpresa… vienen con grandes invitados, incluido el propio Germaín de la Fuente.

Imprimir