Nacional

Trump reculó por presiones de su propio partido: especialistas

Si Donald Trump echó atrás su política de separación de familias como parte del decreto “tolerancia cero”, fue por la presión internacional, pero principalmente por la que surgió dentro de su propio partido, señalaron en conferencia expertos de la UNAM. 

El programa piloto no habría dado los resultados que esperaba Trump, encaminados a una estrategia política para obtener recursos para su muro fronterizo, que a su vez sería una estrategia para obtener los votos necesarios entre su población para mantener a flote al Partido Republicano y que no pierda la mayoría en las elecciones de medio término, explicó Martín Íñiguez Ramos, especialista en temas migratorios de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.   

“Esta medida se echó atrás no por principios humanitarios de Donald Trump, sino porque es pragmático, no da paso sin saber cuál será la consecuencia. Pisó callos, vio hasta dónde llegaría esta medida, lo cual no fue favorable de manera interna y reculó, algo que tampoco fue por las presiones del gobierno mexicano”, enfatizó el académico.

De acuerdo con el teórico político Carl Schmitt, en los regímenes totalitarios se busca un enemigo interno para consolidar a un grupo de votantes, que en este caso son aquellos que permitan reelegir a Trump y mantener la fuerza de los republicanos en el Congreso, dijo el académico. “Con ésta y otras medidas busca legitimarse ante un sector de su población. Es una política capaz de sacrificar familias por votos”.

De acuerdo con Mónica Verea, especialista del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, las medidas tomadas por el gobierno de Trump están encaminadas a obtener los votos de la población estadunidense racista, que si bien mucha de ésta era de “clóset”, ahora “tienen mucho más voluntad de hacerse presentes”.

El académico agregó que la política migratoria estadunidense iniciada por Barack Obama se ha recrudecido con Trump, específicamente con los latinoamericanos.

Imprimir