La Esquina

La presión de la gente en Estados Unidos y en el resto del mundo obligó al presidente de EU a dar marcha atrás a su política inhumana de enviar a menores indocumentados a campos especiales, separados de sus familias. Es una victoria de la humanidad. Pero no se debe bajar la guardia porque, repetimos, el cascarón del huevo de la serpiente se está rompiendo. Trump volverá a hacer de las suyas.

 

Imprimir

Comentarios