Mundo

Salvini redobla la amenaza: impide llegada de barco con 224 migrantes

El ultraderechista secretario del Interior asegura que las ONG “no tocarán suelo italiano” de nuevo y llama “carne humana” a los migrantes a bordo del barco de Lifeline

El gobierno italiano ordenó ayer conducir a puerto e inmovilizar la embarcación de una ONG alemana que se encuentra en el mar Mediterráneo con 224 migrantes rescatados a bordo, argumentando que tienen que investigar si está incurriendo en irregularidades en sus labores de salvamento.

Los migrantes a bordo de la embarcación con bandera holandesa, propiedad de la ONG Lifeline, serán trasladados en las próximas horas a buques de la Guardia Costera italiana para desembarcar en puerto seguro, presumiblemente fuera de Italia.

Este caso llega después de que Salvini vetara personalmente la llegada a puertos italianos del Aquarius, de las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterrnaée, que hace 10 días rescató a 629 migrantes en aguas del Mediterráneo. El barco atracó finalmente en Valencia luego de que el gobierno español aceptara hacerse cargo de los migrantes, y tras una travesía de cinco días.

“CARNE HUMANA”. En paralelo, el ultraderechista Salvini advirtió ayer que las ONG que operan en el Mediterráneo para rescatar a migrantes “no tocarán suelo italiano” de nuevo bajo su gobierno.

Salvini argumentó que Lifeline desoyó a los guardacostas italianos, que les ordenaron no actuar porque ya habían avisado a los guardacostas de Libia. Llegó a llamar “desgraciados” a los miembros de la ONG por no hacerles casos, y agregó que sus miembros intervinieron “cargando su cantidad de carne humana a bordo” del barco.

EXCUSAS. La negativa del gobierno a permitir el desembarco de los migrantes en un puerto italiano llegó a través del secretario de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, del Movimiento Cinco Estrellas, que advirtió que el barco “porta ilegalmente la bandera holandesa”. “Si esta noticia se confirma, es una embarcación que no debería poder navegar en las aguas del Mediterráneo”, resaltó.

Además, Toninelli amenazó con investigar también si el barco está “poniendo en peligro las vidas” de los rescatados, puesto que con sus 30 metros de eslora tiene capacidad para 50 personas, y transporta a 224 pasajeros.

Finalmente, el secretario insistió en que Lifeline actuó desoyendo a los guardacostas italianos, “actuando contra cualquier regla del derecho internacional”, consideró Toninelli.

Imprimir